25 de octubre de 2014
27 Noviembre de 2012 | Recomendaciones | (Colombia)

¿Soy un hijo deseado?

¿Soy un hijo deseado?
Foto:foto feto humano

Estoy escribiendo esta nota gracias al amor…bueno eso supongo yo y también me baso en lo que mi progenitora me relata inherente al preciso momento en que tomo la determinación de convertirse en madre; Me cuenta mi amada progenitora que cuando conoció a mi padre intuyo que ese hombre cordial, caballeroso y servicial que le inspiraba un sentimiento narcótico, visceral y sublime, era el hombre perfecto para cumplirle su anhelo de convertirse en madre.

Aunque mi madre y mi padre no convivieron como esposos y fui el producto de un romance que por los avatares del destino tuvo un comienzo y un final prematuro, estoy seguro que cuando ese par de seres humanos copularon lo hicieron con la plena conciencia de que estaban procreando una vida y fue aquella una entrega diáfana marcada por posteriores decisiones de repente erradas, pero que me dan la certeza que fui un hijo deseado, que vine a este mundo producto de eso que llaman amor.

Pero no todos los niños vienen a este mundo producto de una copula aderezada de amor y sentimientos sublimes, hoy por hoy muchos nacimientos se dan por una noche loca de tragos entre un par de extraños, por errores en las cuentas, por que una dama quiere atrapar un hombre con un embarazo, por conveniencia y un rosario más de factores inconcebibles donde las únicas víctimas son precisamente esos niños indeseados.

Rafael irrumpió en el hogar de los Jiménez cuando contaba con cinco años y después de que su progenitora tomo la radical determinación de entregarlo a su progenitor, quien lejos estaba de saber que el niño existía, pues su madre lo concibió una noche de rumba que termino en el cuarto de un motel donde dos extraños protagonizaron una faena de sexo x sexo, flagrantemente irresponsable y donde la Celestina fue la exacerbada arrechera.

Arley Jiménez nunca volvió a saber de Karen Rengifo desde aquella loca noche de sexo, de repente ya ni se acordaba de ella, pues había sido una más en su larga lista de conquistas, sexo sin compromiso, si te vi, no te conozco, además cargaba con una fama de casanova irresistible, misma que le había hecho perder varios empleos al intentar hacer gala de sus artes de seducción con damiselas de alto nivel jerárquico que lo plantaron en su sitio y lo dejaron con un palmo de narices.

Una tarde cualquiera el casanova irresistible atendió el llamado a la puerta de su casa, al abrir, ¡oh sorpresa!, una mujer con cara de pocos amigos estaba frente a él, aquel rostro le era familiar y por más que lo intentaba no lograba recordar su nombre; la recién llegada llevaba de la mano al pequeño Rafael, quien cargaba con esfuerzo una vieja maleta atarugada con su ropa.

Sin rendir mayores explicaciones Karen le revelo a Arley que ese monito flacuchento viva imagen suya era su hijo, que ella lo había criado durante cinco años y ya no podía hacerse más cargo de él, pues según su versión el niño era insoportable y peor que eso un impedimento para la formalización de su nueva relación, ya que su marido le exigió “deshacerse” de Rafael a costa de perderlo para siempre; su única salida era adjudicarle la custodia al padre biológico y ese era él…Absorto Arley no tuvo chance a chistar y menos a atreverse a dudar de su paternidad, por ahí dicen que nadie más parecido al papá, que un hijo negado…

Karen se deshizo de su hijo no deseado como quien tira una prenda manchada o rota y Arley a regañadientes asumió la responsabilidad de una noche loca de sexo por sexo acontecida cinco años atrás…Arley se preguntaba como esa fulana logró localizarlo con tanta precisión y tras cavilarlo largo rato encontró al culpable: ¡Facebook!.

El pequeño Rafael de la noche a la mañana se quedó sin mamá y gano un papá que no lo siente como su hijo, una hermana mayor súper consentida, también abandonada por su progenitora y quien fue criada por la madre de Arley, la abuela que no ha logrado tampoco aceptar a ese nieto que le llego de la nada y al que trata con severidad y desprecio…

Rafael lleva ya cuatro años con su padre, abuela y media hermana, desde que tiene uso de razón nunca se ha sentido amado, por más intentos que ha hecho por ganarse el cariño de su padre y abuela, este le sigue siendo esquivo, pese a ser un niño suspicaz, afable y cariñoso, las diferencias con su media hermana están remarcadas para él con actitudes, palabras desobligantes, regaños, desaires, castigos…

“A mi nadie me quiere y no sé por que” se cuestiona Rafael…

Es inadmisible que hoy por hoy sigan naciendo niños indeseados como Rafael gracias a esas mujeres y hombres que pese a tener a la mano mil maneras de copular con responsabilidad, siguen regando su semilla por ahí al garete, abandonando bebes en basureros, tejados o caños, proclamando la legalidad del aborto para alcahuetear su vagabundería, tampoco puedo dejar de señalar a esos padres sanguijuelas y vividores que procrean solo para obtener los subsidios gubernamentales.

El sexo es una delicia, los animales se valen de este para procrear, los humanos para procrear y obtener enviciante placer…sexo x sexo, sexo con amor, pero sexo responsable, un hijo es un regalo maravilloso del creador y una suprema responsabilidad, que casos como los de Rafael o muchísimo peores no se repitan, los niños son el futuro y merecen nacer del amor y ser amados. 

Por: Javier Hernando Santamaria/

VOTOS: 7
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (7 votos)

Opiniones

8

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Dorita1923

Dorita1923

2 Diciembre de 2012
8:43 am

Me gusto mucho este artículo, tan diferentes fueran las cosas si las parejas fueran responsables.

colext

colext

29 Noviembre de 2012
12:18 am

Javier, Elegante, como siempre .

Sandra Mercedes

Sandra Mercedes

28 Noviembre de 2012
3:09 pm

Qué importante son los primeros años de vida. Hay que darle mucho amor a nuestros hijos. El mundo necesita de padres amorosos y responsables.

criticoncolombiano

criticoncolombiano

28 Noviembre de 2012
7:00 pm

Según los expertos esos primeros cinco años son esenciales en el desarrollo pleno de la personalidad del niño, etapa donde se forja su carácter e identidad sexual, el cimiento donde se edifica el hombre del mañana.

osgir

osgir

28 Noviembre de 2012
8:58 am

El sexo sin amor no es sino un pasante.

criticoncolombiano

criticoncolombiano

28 Noviembre de 2012
6:58 pm

¿y el amor sin sexo que viene siendo Doc?...

jogafi

jogafi

28 Noviembre de 2012
12:26 am

Javier, la degradación del humano, ha llegado a tal punto que ahora el reino animal se muestra más responsable de sus actos, entre esos asumir la responsabilidad de un hijo.
¿Serà que algunas parejas estàn tomando muy al pie de la letra los "preceptos morales y divinos" de: creced y multiplicaos ?
Inconcebible que una mujer de a luz un hijo (si es que no lo aborta) y lo abandone en un parque, en un cajero automático... Si hay una responsabilidad y decisión sagrada en la vida, es la de traer a la vida un hijo.
Saludo cordial.

criticoncolombiano

criticoncolombiano

28 Noviembre de 2012
6:57 pm

maravillado queda uno viendo los especiales de Animal Planet y Discovery sobre la "maternidad" y "paternidad" animal...