25 de octubre de 2014
22 Diciembre de 2012 | Recomendaciones | (Estados Unidos)

Armar a los maestros es una excelente idea

Armar a los maestros es una excelente idea
Foto:Mstar.com - Escuela Sandy Hook, 1956 - Todos los visitantes son bienvenidos

Lo digo en serio: ¡es una excelente idea! Cierro mis ojos, con deleite, para imaginarlo. Lo veo: Maestros de todas las escuelas y colegios del país armados. Y no solo ellos: también todos los empleados, desde el rector hasta el personal del aseo y de los restaurantes escolares. Para completar, oficiales de policia en las puertas, también armados. Y los alumnos disfrutando de posibilidades que estaban más allá de su imaginación. Todo un ‘bocado de cardenal’.

¿Y las municiones?, se preguntarán. También las incluyen. Por cargas. Llegarían con la dotación de suministros y se pondría punto final a la tragedia de los maestros, que ante la avalancha de recortes presupuestales tienen que sacar de sus salarios disminuidos el dinero para comprar desde lápices y tizas hasta libros y demás material de clase. Así pasa aquí y ahora, en USA.

¿Y los sitios? Solucionado: construcción de anexos con amplios campos de batalla, donde se premiará a los mejores. Especialmente en Texas, donde los legisladores republicanos con el apoyo del gobernador, cambiaron la comisión de revisión de textos escolares por una nueva que tenía la misión de borrar la violenta historia de la conquista del Álamo, el pasado méjico-americano y las luchas de los afroamericanos y sus descendientes para obtener la igualdad de derechos. Comisión que no contenta con eso cambió los currículos y suprimió los concursos de bandas porque “estamos hasta la coronilla de mariachis y rancheras”, que casi siempre obtenían los primeros premios.

Digo que especialmente en Texas porque fue en esa región donde acogieron de inmediato la idea de armar a los maestros, expuesta al día siguiente de la matanza en Sandy Hook por el pensador conservador John H. Hinderaker (1950), quien vive en Minnesota, donde es considerado el mejor abogado litigante. La lanzó en su blog “Power Line”, donde escribe desde hace 20 años con otros notables ideólogos de derecha y donde, con el vigor que caracteriza a los integrantes del GOP (Nota 1), ha defendido y ‘probado’ la inexistencia del cambio climático.

El 16 de diciembre la idea fue secundada por el Congresista Republicano de Texas Louie Gohmert, quién dijo en el Canal Fox “una maestra o una directora armadas hubiesen dado de baja al asaltante antes de que él hubiera matado a esos preciosos niños”. Ni corto ni perezoso, el 18 de diciembre, reunido con “la legislatura más conservadora en los 28 años durante los cuales he servido en Austin”, Rick Perry, el gobernador de Texas, a quien vimos en las primarias por la candidatura del partido en las pasadas elecciones presidenciales, afirmó que él también apoyaba esa idea de armar a los maestros, rectores y directores de escuelas y colegios y que trabajaría con su partido en los proyectos presentados por ellos.

Aumento del gasto público

Miles de maestros requieren muchas armas y eso cuesta ‘un billete largo’. Significa que para sacarla adelante los republicanos se verían obligados a aprobar un incremento en los gastos oficiales, derrotando su propia postura de recortar gastos para frenar la deuda. Y a lo mejor, también apoyarían el aumento en los impuestos para el 2% de la población, quienes siendo los de mejor poder adquisitivo pagan menos, gracias al regalo que les dio su exgobernador y después expresidente de George W. Bush (6 julio 1946), también con nexos en Texas, donde tiene inversiones en petróleo y donde fue gobernador del 95 hasta el 2000, saltando luego a la Casa Blanca, donde estuvo del 2001 hasta el 2009.

Armar a los maestros es una excelente idea y me uno a la causa. Solo tengo una pequeña objeción, y es respecto al tipo de armas.

Mientras Louie Gohmert (R-Texas) piensa en una M-4, yo pienso en un iPhone 5 y otros teléfonos inteligentes, y un iPad 2, segunda generación, combinado con otra serie de tabletas para que los estudiantes conozcan bien que ofrece el mercado y tengan el mundo al alcance de un clic. Mientras Perry y los demás piensan en ‘magazines’ repletos de munición para las AK47, las M1 y otros rifles de asalto, yo pienso en ‘magazines’ repletos de literatura, ciencia, poesía, historia.

También quiero nuevos campos de batalla. Pero no llenos de muerte y sangre. Los quiero llenos de libros, lectores digitales, cuadernos de dibujo, colores, vinilos, pipetas de laboratorio, telescopios, microscopios, proyectores, cámaras de video, etc., donde los estudiantes libren verdaderas batallas a favor de las ciencias y las artes.

No quiero héroes con coronas de laurel, como ellos. Quiero las semillas de futuros premios nobel por sus descubrimientos en medicina, ciencia, tecnología, literatura, economía, ciencias sociales y naturales. Quiero batallas para que descubran como recuperar las amplias masas de corales que están muriendo y para recuperar los nacimientos de agua y la fertilidad de la tierra que se está perdiendo por la agresiva política de cultivos transgénicos.

Si, definitivamente quiero los maestros armados. Buenas escuelas y buenos maestros, que se sientan orgullosos de serlo, que amen su profesión y sus alumnos, armados con todos los elementos necesarios para derrotar la ignorancia, para desterrar el odio, para sembrar paz y fraternidad, respeto y libre competencia con premios para el mejor, sin importar su raza, ni su color, ni su condición económica, ni su orientación sexual, ni su religión. Armados hasta los dientes con capacitación permanente y oportuna, con consejería, con una vinculación más directa con los alumnos y los padres de familia. Renacerían esas competencias para escoger al mejor en ortografía, matemáticas o ciencias, canceladas por la crisis. Se revivirían esas épocas en que pululaban los concursos entre bandas de música, para escoger la mejor. Volverían las ferias de la ciencia, con apoyo en materiales que premien la innovación en todos los campos.

Tiene razón el vicepresidente de NRA (Nota 2), Wayne LaPierre: "Lo único que detiene a un hombre malo con un arma es un hombre bueno con una arma”. Armemos a los maestros con buenas armas. Trabajemos con ellos para romper el círculo de la violencia contra los niños. Eso es lo que nos dará verdadera seguridad. Lo demás, es una simple apología a la violencia y una invocación directa a la muerte.
 

Nota 1: GOP = Grand Old Party o "Gran viejo partido' o Partido Republicano.
 

Nota 2: NRA = National Rifle Association: Asociación Nacional del Rifle, por sus siglas en ingles.

Por: Elsa Tobon/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (14 votos)

Opiniones

3

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

ladypapa

ladypapa

30 Diciembre de 2012
4:00 am

Qué más quisiéramos.

ARTURO PRADO LIMA

ARTURO PRADO LIMA

27 Diciembre de 2012
3:28 am

Feliz fin de año. Hay una nueva era esperando por tí, adelante compañera, eres genial.
Un beso desde Madrid.

osgir

osgir

22 Diciembre de 2012
5:46 pm

Un maestro des...almado equivale a un maestro mal armado.