21 de Septiembre de 2014
7 Enero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

La Ruta del Sol del Pacífico Colombiano

La Ruta del Sol del Pacífico Colombiano
Foto:LA RUTA DEL SOL PACIFICO COLOMBIANO.

Nariño, Cauca, Valle del Cauca y Chocó comparten espacios marítimos en el Pacifico colombiano en una área aproximada de 339.500 kilómetros cuadrados y una longitud del litoral de 1.300 kilómetros que van desde Punta Ardita –norte-, hasta la desembocadura del rio Mataje –sur-, en la frontera con el Ecuador.

Según importantes investigadores, “El océano Pacífico es fuente de grandes concentraciones de nutrientes y reúne casi todos los ambientes y ecosistemas del Pacífico oriental tropical. Los estuarios, manglares, acantilados rocosos, parches coralinos y fondos sedimentarios representan el 70% de las especies marinas, en una de las áreas más biodiversas del Pacífico americano”.

Paisaje, naturaleza, fauna, turismo, gastronomía, folclor, recursos naturales y humanos se conjugan para hacer de esta región colombiana una de las más prosperas y productivas del mundo. Pero, esta ventaja, ofrecida por la misma naturaleza, es ignorada por gobernantes y sus mismos habitantes que, resignados, tal vez, a su suerte, ven como cada día aumenta la pobreza, la miseria y el atraso en cada uno de estos departamentos.

Para no ir más lejos, hace pocos días se nos informaba que en los departamentos de Cauca y Chocó se concentra una de las mayores inequidades económicas de nuestro planeta, los niños mueren de hambre y es tal la situación que el 54% de su población atraviesa por una difícil y critica situación económica y social. En el departamento de Nariño, y justamente en su costa pacifica, existen poblaciones donde el 97% de sus habitantes registran necesidades básicas insatisfechas. Regiones y localidades donde aun no ha llegado la energía eléctrica, se padece de un acueducto y de un alcantarillado, no existen escuelas y mucho menos hospitales o centros de salud.

 

Y es que la costa pacifica colombiana, en medio de sus ventajas y condiciones de favorabilidad ofrecidas por la naturaleza ha padecido de malos gobiernos y pésimos administradores constituyéndose en una especie de paraíso fiscal para los corruptos que saquean una y otra vez el erario. Recorrer la costa pacifica es encontrarse cara a cara con el hambre, los niños desnutridos, ausencia de carreteras, sistema educativo obsoleto y con hospitales en franco deterioro. Nada más triste que recorrer la costa pacifica.

 

Los colombianos debemos mirar hacia esta importante región que sin duda alguna reúne todas las características para catapultarnos hacia el gran mercado mundial. Pensar en puertos sobre el pacifico colombiano es labrar futuro y progreso. Igualmente debemos pensar en la alternativa de destinar importantes recursos obtenidos por las regalías para que en conjunto los departamentos de Nariño, Cauca, Valle del Cauca y Chocó diseñen y permitan la construcción de un corredor vial que una y comunique al pacifico colombiano permitiendo el turismo, el comercio y el intercambio humano y cultural, que sus gobernantes se unan para hacer realidad la propuesta de la Ruta del Sol del Pacifico Colombiano, que estos 1.300 kilómetros desde Punta Ardita hasta el rio Mataje se unan llevando a sus pueblos esperanza, turismo, proyectos hoteleros y trabajo para su gente.

Sin duda alguna que Colombia debe mirar al pacifico colombiano, no dilatar más en el tiempo esta iniciativa que redimirá a cientos de colombianos de su pobreza, marginalidad y miseria.

 

Los gobernadores de Chocó, Nariño, Valle del Cauca y Cauca están en la obligación moral y política de convocar a sus pueblos en apoyo a esta empresa regional del pacifico para que unidos forjemos el progreso y le demostremos a Colombia y al mundo entero que somos capaces y que tantos recursos, biodiversidad, paisajes y pluralidad cultural son los ingredientes necesarios para impulsar nuestro propio progreso y desarrollo.

Si dejamos pasar esta oportunidad y no aprovechamos conjuntamente los millonarios recursos de las regalías en este que debe ser un propósito común no saldremos del atolladero en que nos encontramos y nuestros niños seguirán muriéndose de hambre en medio de tanta riqueza y biodiversidad.

peobando@gmail.com

Por: PABLO EMILIO OBANDO ACOSTA/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (5 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí