25 de Julio de 2014
8 Enero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

Kilos de más, vida de menos

Kilos de más, vida de menos
Foto:EL ESPECTADOR

El factor comercial y el “canibalismo” de los medios para competir, afecta el nivel de criterio de lectores o usuarios. En actitud más desesperada que creativa, algunos medios masivos aplican como política el arte de evitar que la gente se preocupe de lo que le atañe. Estilan dosis de amarallismo y “snobismo”, que garantiza mejores ventas o mayor impacto. Es la explicación más adecuada, para que una investigación reciente sobre los efectos de las variaciones del peso corporal en la salud humana, se haya difundido con ligereza y sensacionalismo, distorsionando verdades probadas y de sentido común científico.

De manera rimbombante se publicitaron riesgosos conceptos, contrarios a la salud pública. El estudio que busca demostrar con miles de casos, cómo cierto exceso de peso tendría “ventajas”, se publicó en la prestigiosa revista Journal of the Medical American Association (JAMA). Pero adolece de serios análisis y de una lectura con precisión técnica. A pesar del rigor científico y la validez que tendría, un ecuánime análisis muestra una realidad conocida: cualquier exceso de peso en grasa en un ser humano, es nocivo para la salud.

Consideremos un simple ejemplo. El trabajo del corazón está en función del peso. A mayor peso, es necesario mayor volumen sistólico para cubrir las necesidades de unos kilos demás; se aumenta el volumen circulatorio, no para realizar actividades motoras sino para abastecer la masa adicional. Dependiendo del aumento de peso se presenta más demanda de trabajo excesivo causando desgaste cardíaco con incidencia en la calidad y la expectativa de vida. 

La investigación publicada en JAMA, tiene importante sesgo. Para Walter Willett, profesor de nutrición en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, este estudio “no dice más que tonterías”. El problema, según el especialista, es que mezcla en el grupo de personas con peso normal a individuos activos, fumadores, cancerosos y a gente de edad que perdió peso debido a problemas médicos. Ello significa que comparar distintos grupos con sobrepeso y obesidad con un grupo heterogéneo lleva a conclusiones erróneas.

Pero además aborda el tema del peso sin distinguir entre grasa y músculo. Todo exceso lipídico es nocivo, mientras que un sobrepeso por mayor porcentaje muscular puede ser favorable, especialmente en deportistas. Mezcla conceptos de mortalidad con morbilidad, lo que significa que alguien puede vivir más tiempo pero en peores condiciones de vida por las enfermedades asociadas al sobrepeso. No hay precisión en el nivel de vida útil productiva ni en la calidad de vida, algo definitivo en la valoración de los índices de satisfacción humana.

Mucha gente confía en el llamado Índice de Masa Corporal (IMC), que se calcula dividiendo el peso (Kg) entre la estatura (m) al cuadrado. Quienes aparecen entre 18 y 24,5 se cuentan como normales, lo cual podría conducir a error. Aunque si está probado que las personas con IMC altos, por arriba de 32, tienen mayor riesgo de morir. Para salir de dudas, frente a la tan publicitada investigación que ha querido mejorar la autoestima de los gorditos y desorientar con excesos de comida, es necesario hacer una recomendación perentoria.

El exceso de peso enfermizo a intervenir, está en la grasa corporal. Lo recomedable es someterse a valoración de composición corporal con técnicas cineantropométricas que determinen con alta precisión unas variables entre ellas el porcentaje de grasa y de masa muscular. Los programas computarizados y métodos aplicados pueden ser diversos, pero en general y en promedio (sin hacer precisiones a veces necesarias, pero extensas) podría concluirse que es recomendable en hombres no pasar del 18 por ciento de masa grasa y en mujeres del 20 por ciento. Hay individuos con sobrepeso a expensas de masa muscular, ello puede ser beneficioso. La clave está en manejar un adecuado porcentaje de grasa.

Por todo lo anterior, el estudio de marras, no deja de ser inquientante, más por el impulso de los medios. Induce una interpretación muy simplista diciendo que está bien tener kilos de más. Un mensaje erróneo. Debe quedar claro que comer más para tener unas libras de grasa adicionales, será siempre un atentado a la salud y a la calidad de vida. Nuestra vida es un instante en el universo, estimarla y echarla de menos es prioridad.

fabio121@gmail.com

Por: FABIO AREVALO ROSERO MD/

VOTOS: 12
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (12 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

jogafi

jogafi

8 Enero de 2013
10:47 pm

De acuerdo ! los kilos de más, al igual que los cigarros de más; vida de menos...
No debe ser pretexto tener unos "kilitos" adicionales, para argumentar ser mas fuerte o saludable.
Los excesos siempre serán nocivos, y siempre seguirá siendo mas aconsejable, mantener una alimentación balanceada y una rutina periódica de ejercicio.
Saludo Cordial.