21 de Agosto de 2014
14 Enero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

Páramos: un ecosistema vulnerable

Páramos: un ecosistema vulnerable
Foto:DECLAREMOS LOS PARAMOS COLOMBIANOS EN SANTUARIOS DE FLORA Y FAUNA.

Los páramos son ecosistemas que se encuentran entre los 3000 y los 4000 metros sobre el nivel del mar, son lugares o sitios de un orden estratégico para la regulación hídrica y retención de aguas durante los 365 días del año.

De acuerdo con la clasificación del Atlas de Páramos de Colombia, “el país cuenta con 34 páramos delimitados, con una superficie total de 1’932.395 has, lo que equivale a 1.6% del territorio. Sin embargo, solo 709.849 has se encuentran dentro del sistema nacional de Parques Nacionales Naturales, lo que significa que más de la mitad de páramos del país, 63.2% del total de su área, se encuentra por fuera de la jurisdicción de un Parque Nacional Natural, algo que alarma cuando al declararse las áreas Parques Nacionales Naturales inexequibles de ser sustraídas para algún uso productivo, las superficies de páramo que no se encuentren allí corren el riesgo de ser áreas no protegidas permanentemente..”.

A pesar de que se ha avanzado significativamente en la ultima década, debido a presiones y luchas de grupos ecologistas y ambientalistas, en lo referente a protección y legislación sobre nuestros paramos, aun es mucho lo que nos falta por hacer y emprender en el animo de preservar estos ecosistemas. En la mayoría de estudios al respecto se expresa con preocupación que únicamente el 28 por ciento de los paramos son controlados por el Estado colombiano, el 72 por ciento se encuentran en propiedades privadas que se deterioran continuamente por su destinación a actividades productivas como la ganadería, la agricultura, la minería, la tala de bosques y vegetación nativa para usos comerciales y para cultivos ilícitos.

 

En nuestro planeta los paramos, dadas sus características, únicamente se encuentran en Colombia, Ecuador, Venezuela y Costa Rica. Una de sus principales características es que son grandes reguladores del agua permitiendo durante los veranos y en épocas de sequía que el agua retenida sea aportada gradualmente y por escurrimiento. Grandes urbes como Bogotá, Cali o Medellín no presentan problemas de abastecimiento de agua en temporadas secas por cuanto la reciben de los ríos, quebradas y riachuelos que se forman a partir de estos ecosistemas ya que el flujo de agua es permanente durante el transcurso del año. Conservarlos y preservarlos debe constituirse en una prioridad nacional y estar a la orden del día en las agendas de los diferentes gobiernos de turno y de quienes rigen los destinos de los departamentos y municipios donde se encuentran estos importantes ecosistemas.

 

Igualmente se debe iniciar un gran debate en el Congreso de la Republica al respecto y declarar estos ecosistemas en santuarios de flora y fauna. El Estado colombiano debe ser el único dueño de estos reservorios de agua que nutren permanentemente los ríos y quebradas que permiten la presencia de un acueducto en diferentes regiones de Colombia; he visto, con ira, indignación e impotencia como muchos de estos paramos han ido desapareciendo del suelo colombiano para dar lugar a zonas de cultivos ilícitos como la amapola; la papa remplaza al frailejón lo mismo que la minería a los cientos de animales propios y exclusivos de estos ecosistemas. Hoy en día se cierne sobre ellos la amenaza de la minería que destruye en un instante lo que la naturaleza ha tardado cientos y miles de años en construir.

Lloraremos y lamentaremos los colombianos la desaparición de los paramos si no tomamos medidas inmediatas. No es posible que continúe en manos de particulares lo que en derecho propio debe ser de todos los colombianos. El gobierno nacional, el Congreso de la Republica, los gobernadores y alcaldes se deben pronunciar al respecto. Los paramos colombianos deben declararse, por encima de cualquier interés particular o privado, en santuarios de flora y fauna. Si es necesario expropiar pues que se expropie. Las nuevas generaciones de colombianos sabrán agradecer este gesto cuando en sus hogares corra limpia y pura el agua regalada generosamente por nuestros paramos.

peobando@gmail.com

Por: PABLO EMILIO OBANDO ACOSTA/

VOTOS: 6
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (6 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

14 Enero de 2013
5:33 pm

El sistema hídrico latino, llama a los grandes sectores industriales a comprar territorio para producir alimentos para los residentes de su casa matriz.