21 de Septiembre de 2014
19 Enero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

La unidad de los afrocolombianos no puede seguir siendo una utopía

La unidad de los afrocolombianos no puede seguir siendo una utopía
Foto:

“La Unidad de los Afrocolombianos no puede seguir siendo una Utopía”

Por Bernardo Romero Parra

P.U. Comunicación social Periodismo

 

Hace varios años en un acto publico de Afrodescendientes realizado en la asamblea del Departamento de Bolívar con la presencia de lideres de este sector a nivel nacional, el suscrito manifestó públicamente que “para que el movimiento de comunidades afros en Cartagena fuera verdaderamente fuerte era necesario que lideres como los de la comunidad Palenquera dieran muestra de amistad a los otros grupos de afros nativos de la ciudad”, refiriéndome a la hostilidad que en ese entonces mostraban algunos lideres de esa población con otros sectores de afros. Esa declaración fue tildada en el momento de fuera de lugar e impertinente por lideres Palenqueros.

Pero pasados los años estoy convencido que esa petición que hice aquella vez, no la haría hoy solo a los hermanos Palenqueros, si no a toda la comunidad de Afrodescendientes en Colombia, pues es necesario un reencuentro fraterno, sincero, cálido y humano entre los descendientes de la raza negra que apunte a construir lazos de empatía y solidaridad personal, junto a la solidificación de una doctrina política donde ser afro, se constituya en una forma de ser, pensar y actuar personal que reivindique la defensa y respeto de los derechos de todos los integrantes de la raza humana sin distinción alguna.

Las evidencias para fundamentar esta petición, son la serie de enfrentamientos y de hechos desafortunados que se viven al interior de las comunidades afros en las regiones de Colombia que demuestran la falta de organización, unidad y de mínimos lazos de fraternidad.

Una prueba de la desunión y ausencia de mínimos criterios es la situación que se vive en el corregimiento de san Basilio de Palenque, donde hoy hay dos directivas de un mismo Consejo Comunitario que se disputan la representación legal, hecho grave que pone en riesgo las inversiones económicas ordenadas por el Doctor Juan Carlos Gossain, Gobernador del departamento Bolívar quien lidera el programa Palenque 2015, que incluye la ejecución de obras de infraestructura por mas de 10.000 millones de pesos y necesitan de un interlocutor valido de la sociedad civil como el Consejo Comunitario.

Estamos seguros que en el resto de las comunidades negras de Colombia también viven dificultades de este tipo que conllevan a que por ejemplo: en el Congreso de Colombia los representantes de la circunscripción electoral de las comunidades negras, no provengan de organizaciones de base y los verdaderos líderes de la causa afro salgan derrotados en las urnas.

Por lo anteriormente expuesto consideramos que a nivel nacional la dirigencia de la comunidad afrocolombiana debe hacer un pare en el camino para reflexionar sobre los orígenes y causas que producen la problemática de desunión, falta de identidad social y política de los afros que permita la formulación de planes que signifiquen la ejecución de soluciones reales a la población, acabando con la retorica burocrática institucional de prometer acciones y no cumplirlas, mientras la población negra del país sigue siendo objeto de exclusión, discriminación racial y social.

Como parte de las posibles soluciones rescatamos la propuesta de la ex secretaria de planeación distrital de Cartagena, la Señora María Claudia Páez, quien en una reunión preparatoria de la visita del presidente Obama, en la cumbre de las Américas celebrada en Cartagena en 2012, propuso que le pidiéramos como regalo a los dirigentes afros Norteamericanos, el apoyo para crear una escuela de liderazgo nacional para afrocolombianos, nosotros le agregaríamos “ Escuela de alto gobierno y liderazgo de las comunidades afros de Colombia”.

La propuesta anterior dotaría de la formación académica especializada en materia de administración pública a la dirigencia afro, lo que potenciara la participación de esta comunidad en las direcciones de gobierno local con herramientas que faciliten mejorar la actuación de los servidores públicos afros en pro del bienestar de sus propios conciudadanos.

De igual manera seria conveniente que se apoyara en todo el país el fortalecimiento de las organizaciones de comunidades negras, estructurando el movimiento en lo local, regional y nacional con unos estatutos sólidos donde se establezca de manera clara y sencilla la organización, la política (planes) y la ideología de las comunidades negras en Colombia. De lo contrario seguiremos iguales, unos personajes viviendo, recibiendo dadivas y privilegios a nombre de una comunidad lo que denominamos “La Farándula Afro”, mientras la población a la que representan sobrevive en condiciones infrahumanas en medio de la miseria y el abandono.

Precisamente es la faranduleria afro, la que ocasiona que se dispersen los programas sociales dirigidos a combatir la pobreza o que sencillamente no haya dolientes que reclamen la inversión publica a favor de las comunidades afros; un ejemplo evidente es la situación de calamidad que vive la comunidad del Barrio san Francisco en Cartagena desde hace dos años cuando por una falla geológica mas de 500 familias en su mayoría Afrodescendientes perdieron sus viviendas, las cuales en mas de 90% habían sido adjudicadas por el extinto Instituto de Crédito Territorial, ICT y a la fecha no existe un programa institucional ni en lo local, ni en lo nacional que de respuesta a estos compatriotas.

Nuestro clamor a la dirigencia afrocolombiana parte del pedido para despojarnos del orgullo y egoísmo personal de cada uno de nosotros para unirnos alrededor de políticas y programas que beneficien a la comunidad afro en general y no a cada uno de nosotros en particular.

Entidades como Amunafro, cuyo director ejecutivo es el connotado periodista Esaud Urrutia Noel, persona de quien tenemos las mejores referencias profesionales y humanas podría con lujo de detalles asumir la responsabilidad de liderar las propuestas que surgirán en el debate que con este articulo propiciamos, porque estamos seguros que la Unidad de los Afrocolombianos no puede seguir siendo una utopía.

 

Por: Bernardo Rafael Romero Parra/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Aracataka

Aracataka

19 Enero de 2013
6:20 pm

...de acuerdo, es indispensable trabajar para poner en marcha los programas sociales, validar todos los derechos que parecen agonizar en los textos....hay que hacer efectivas las leyes y los programas sociales, que trabajen para beneficio de todos los colombianos!....que estas no sigan siendo UTOPIAS!
..saludos y bienvenido a esta paginas!