21 de octubre de 2014
24 Enero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

¡Un déficit grave!

¡Un déficit grave!
Foto:Congreso de la República de Colombia.

 

Generalmente nos preocupan lógicamente los problemas cotidianos, económicos pero dejamos de lado los problemas políticos que afectan a toda la población. Los analistas económicos suelen preocuparnos cuando un país tiene un grave problema en la balanza de pagos igualmente cuando el país deja de tener crecimiento económico y efectivamente son problemas graves porque producen desempleo, problemas de productividad, etc. En síntesis, nadie niega que sean problemas preocupantes que merecen soluciones inmediatas y acordes. Hace unas semanas, llego a mis manos un articulo del analista político griego, Loukas Tsoukalis donde acertadamente expone la terrible situación económica y social de su país, donde se presentan tres graves déficits. Primero, un déficit presupuestario, con deuda impagable; segundo, un déficit en la balanza de pagos elevado y tercero, un déficit de credibilidad política, que se reflejaba cuando los políticos evitaban la realidad y utilizaban estadísticas que no concuerdan con el diario vivir. Es una explicación sencilla del porque la economía griega está en problemas a pesar que tan solo más de diez años estaban celebrando los Juegos Olímpicos en Atenas.

Nuestro país, tiene por ahora buenos índices económicos pero desde hace mucho tiempo tiene un problema que no queremos solucionar, tenemos un déficit grave de credibilidad política, un problema tan grave como un déficit fiscal, no tener crecimiento económico o un déficit en la balanza de pagos. La ultima encuesta realizada por Transparencia Internacional, Colombia se ubica en el puesto 94, curiosamente compartido con Grecia y por debajo de Perú, El Salvador y Jamaica. Es una posición que refleja la percepción de los líderes de opinión frente a la corrupción pública multiplicada por el famoso escándalo de la reforma a la justicia además de los múltiples escándalos que se presentan a diario en nuestro país donde la corrupción se encuentra en todos los niveles, desde lo local, pasando por lo regional a lo nacional. En resumen, es un déficit grave que debemos atender lo más pronto posible.

En una entrevista a un medio de comunicación colombiano, el escritor y periodista mexicano, Paco Ignacio Taibo II, explicaba porque la política deber ser una cuestión moral y no de las necesidades. Si la política es una cuestión moral, entonces los políticos deberían cumplir con sus promesas electorales, mirar a los recursos públicos como algo sagrado, como nos enseño en 2010, el excandidato presidencial, Antanas Mockus. Los politiqueros, disculpen el termino pero no encuentro otro calificativo, sagazmente quieren que todos pensemos y asociemos la actividad política, con la realpolitik, donde es normal que los políticos roben, es normal que incumplan sus promesas, son elegidos para tener contratos y dar puestos burocráticos pero, ¿debemos aceptar está realidad?. Si recordamos que la política es una cuestión moral y no de las necesidades, cuando se vota equivocadamente porque es carismático o compra conciencias entonces no tenemos que aceptar la realidad y recordar que los políticos son elegidos para solucionar problemas de la ciudadanía y trabajar para cumplir sus promesas de campaña. No cree, que está ultimas son la realidad.

Por eso, los jóvenes principalmente debemos participar en las próximas elecciones legislativas de 2014, votando por candidatos y alternativas políticas que renueven el Congreso de la República y afronten este déficit grave y demuestren que la actividad política es más positiva de lo que muchos pensamos…

Alvaro Támara Higuera

u1000150@unimilitar.edu.co

Facebook: Alvaro Támara Higuera

Twitter: @aethcolombia

Pinterest: Alvaro Támara Higuera

 

Por: Alvaro Enrique T?mara Higuera/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí