24 de Noviembre de 2014
29 Enero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

¿Qué lo hace feliz?

¿Qué lo hace feliz?

El paradigma del Siglo XX era el éxito basado en estrategias triunfadoras. En el Siglo XXI se perfila una nueva visión: la felicidad soportada en la sabiduría. Es tan serio el asunto que la Asamblea de Naciones Unidas ha debatido formalmente el tema a instancias del Reino de Bután que tiene como meta hacer felices a sus ciudadanos como política de estado. De allí salieron directrices para que los gobiernos enseñen a sus pueblos a ser felices. Para ello se creó un nuevo indicador de desarrollo: la Felicidad Interna Bruta, FIB.

Siempre hay más felicidad en dar que en recibir. La felicidad no es un golpe de suerte, es una necesidad humana vital y el principal propósito de la vida. De allí el valor de darle connotación de estado, cuyo mejor ejemplo en el mundo lo tiene ese pequeño país asiático. Aunque la economía de Bután es nueve mil veces inferior a la del Japón, la gente de Bután es muchísimo más feliz. Japón tiene el más alto índice de suicidios del mundo, por ejemplo.” El primer Ministro del Reino Unido, David Cameron creó el ‘departamento de la felicidad’ que se dedica a encontrar maneras de persuadir a la gente a tomar las mejores decisiones para su bien y felicidad.

La felicidad no es una utopía, es un derecho legítimo de todo ser humano. Es un estado de armonía que podría lograr cualquier persona descubriendo un ingrediente vital, el “Factor Socrático” (así lo llamamos en nuestras investigaciones). Allí confluyen varios elementos entre ellos la actitud y principalmente una elevada dosis de sabiduría. Tiene que ver con la “Cultura Slow” (las cosas en el tiempo justo). Es un estado superior casi que independiente de la abundancia material. Como lo decía Diógenes: “Rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita”. Para ser feliz es preciso disfrutar de la vida y no dar importancia a pequeños problemas. Por ello dicen que la felicidad es el placer de los sabios.

Si Bután impulsa la felicidad como política pública, también hay movimientos internacionales que buscan que la gente sea feliz y hurgue más en sí mismo. Especialmente cuando en esta sociedad de las apariencias muchos ponen más interés en hacer creer a los demás que son felices, que en tratar de serlo. Hay que iniciar por lo que decía Sartre: “Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace”. Eso demostraría que la felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos. Es lo que intenta demostrar Mario Chamorro, un joven colombiano que emigró a EEUU con el propósito de hacer maestria en una prestigiosa universidad.

Después de muchos malabares, ingresa a la Columbia University en Nueva York. Logra sostenerse con pequeños trabajos y más adelante se le detecta un cáncer, del cual se recupera. Un buen día en un bar decide mirar a la gente a su alrededor y preguntarse si tenían algún motivo para ser felices. Como portaba unos “post it” (papel de colores adhesivo) y marcadores, toma la valiente decisión de repartirlos preguntándoles ¿Qué lo hace feliz? La respuesta fue increíble, las personas estaban felices de expresarlo, Mario recibe los mensajes que fueron coleccionados en una especie de cartelera de manera estética y expresiva. Allí nació “The happy post project”, movimiento mundial por la felicidad legítima que ya está en más de 20 países. En este en enlace se encuentra su portal oficial: http://www.myhappypost.com/

Hoy Mario es líder exitoso y se considera feliz; él mismo cuenta: “Entre los trabajos que tuve para llegar a donde estoy, estacioné carros, fui mesero, vendí celulares y di clases de salsa en Nueva York. He conocido hasta ex presidentes de EEUU y Premios Nobel con quienes he dado discursos frente a miles de personas”. Es frecuentemente invitado a diversos países para compartir su propuesta para hacer feliz a la gente, como fue el caso, cuando el alcalde de Tokio lo invitó después de ocurrido el tsunami. Igualmente ha sido seleccionado para presentar varias conferencias TED, evento reservado a grandes celebridades mundiales.

"The Happy post project", con impulso viral e investigación social en el campo de la felicidad, llegó también a Colombia. En varias ciudades, la gente está contagiando su felicidad a los demás. Es como un ritual y una catarsis para liberar esa energía positiva compartiendo los más altos sentimientos de convivencia y amor por la vida. Es la obra de un colombiano en el mundo, que ha logrado realizarse preguntándole a la gente ¿Qué lo hace feliz?, demostrando que los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.

Apostilla: Me hace feliz tener la oportunidad de servir a personas que ni siquiera conozco. Invito a descubrir algunos secretos para vivir mejor en este corto video. Practicando diariamente uno de ellos nos acercaremos a la felicidad: http://www.youtube.com/watch?v=MFn13EONEeE

fabio121@gmail.com   Twitter: @fabioarevalo  

Por: FABIO AREVALO ROSERO MD/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (14 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí