21 de Noviembre de 2014
3 Febrero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

Perdón

Perdón
Foto:http://www.google.es/search?hl=es&q=perdon&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.r_qf.&bvm=bv.41

Las pasadas declaraciones del ciclista norteamericano Lance Amstrong en la televisión de su país en las que pidió perdón por su continuado dopaje en las competiciones de élite, después de años de proclamar su inocencia, obligan a preguntarse si nuestra sociedad no está sobrevalorando el hecho de pedir perdón, máxime si se atiene a lo que implica el acto de hacerlo, que, - se supone - es el resultado del arrepentimiento ante un comportamiento deshonesto y una intención de enmendar el daño ocasionado.

Un deportista triunfador es un modelo a seguir para la sociedad, y a Amstrong se le tenía como ejemplo de tesón, entereza, fuerza de superación y carácter férreo. Él rozó con sus dedos terrenos sobrenaturales y sostuvo su imagen impoluta hasta que las evidencias lo obligaron a plantarse delante de todo el mundo, confesar que sí se había dopado de forma continuada durante muchos años y en un acto emotivo - que elevó la audiencia del programa - lloró ante las cámaras cuando con voz temblorosa pidió perdón.

Ejemplos como los del citado deportista empiezan ya a ser demasiado continuos, en nuestra sociedad del espectáculo. Casi todos los días vemos y escuchamos pedir perdón desde artistas hasta políticos corruptos que esgrimen la ya mencionada palabra, pero de arrepentimiento nada, los delitos quedan sin castigo mientras que los dineros, que los corruptos se apropian,  nunca se recuperan, pero pidieron perdón y se despiden de la audiencia con los ojos encharcados en lágrimas, mientras las ganancias obtenidas de forma ilícita se hayan a buen recaudo en paraísos fiscales.

Parece ser que basta con pronunciar la palabra perdón con voz temblorosa y ojos anegados en llanto ante el público, autoridades o incluso las propias víctimas para resarcirse y todos tan contentos: los infractores porque se sienten absueltos y las víctimas porque les queda el consuelo de que al menos parecían arrepentidos.

¿Y después qué? El citado deportista ya está declarando a los medios de comunicación que va a volver a competir, los corruptos suelen volver a sus negocios sucios y el círculo se va ampliando a todos los niveles de la sociedad, pues el mensaje que queda en las masas es el de la impunidad total, absoluta y aplastante.

La gente se resigna, baja los brazos y mira hacía otro lado porque sabe que le tocó vivir en un mundo en el que impera el poder del dinero, éste es quien está detrás de todo, es el motor de nuestro modelo de sociedad, el que marca el pulso, quien destruye y construye. "La justicia solo castiga a los raterillos de poca monta a pesar de que también suelen pedir perdón".

A veces, muy de vez en cuando se aplica la ley en su rigor, es la excepción y a ella se aferran algunos grupos que exigen igualdad, transparencia y buen hacer, pero son muy pocos, aún no tienen fuerza suficiente para cambiar o corregir el rumbo al que nos estamos viendo lanzados, se necesita mucho tiempo para modificar el comportamiento humano, mucho más para transformar la sociedad, pero lo que si se podría hacer desde ya es replantear si no valdría más actuar de forma correcta en vez de recurrir al perdón con voz temblorosa.

Por: ladypapa

VOTOS: 5
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (5 votos)

Opiniones

8

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Sandra Mercedes

Sandra Mercedes

3 Febrero de 2013
6:52 pm

El perdón se está convirtiendo en una trillada palabra, hay que recobrar el sentido de la misma y como dices en tu artículo, es mejor actuar correctamente que estar pidiendo perdón y perdón. Me acordé de una canción: "Perdón vida de mi vida, perdón....... si tu sabes que te quiero con todo el corazón, con todo el corazón"- Grata lectura. Un saludo.-

ladypapa

ladypapa

4 Febrero de 2013
1:30 am

Ja ja en el amor es aún más doloroso el perdón y si éste es fingido, el corazón queda hecho trizas.

jogafi

jogafi

3 Febrero de 2013
5:55 pm

Lady el tema del perdón desde el punto de vista espiritual es excelente cuando éste es sincero y no se reincide...
Pero en éste país de Cacos, de borrachos asesinos conduciendo, de violadores y otros calificativos nada loables.. como dice Eugenio, el perdón se les convirtió en buen negocio... Para no ir tan lejos la LACRA de senador Merlano, "introduce sus extremidades inferiores hasta el fondo", pide perdón con lágrimas de cocodrilo (tal cual tu gráfica) Y zas !!!! saca las asquerosas GARRAS de depredador, demandando a la nación.... Eso no se perdona...
Saludo cordial.

ladypapa

ladypapa

4 Febrero de 2013
1:29 am

Si la justicia ejerciera su papel al cien por cien el negocio del perdón se desinflaría... claro si viviéramos en Utopica.

eugenio miltorres

eugenio miltorres

3 Febrero de 2013
3:05 pm

Del ofrecer perdon algo queda, y al parecer se esta convirtiendo en un buen negocio.

ladypapa

ladypapa

4 Febrero de 2013
1:25 am

Para la muestra, el botón. El programa norteamericano triplicó su audiencia mientras el ex-ciclista le pedía a su hijo que no lo defendiera.
Ay el marketing.

osgir

osgir

3 Febrero de 2013
8:16 am

Esta palabra perdón contiene un dejo cínico de quienes antes de ofender tienen ya preparada la expresión como adobo para la próxima trastada.

ladypapa

ladypapa

3 Febrero de 2013
11:54 am

Esa es la cuestión, parece como si la palabra fuera un borrador gigante para ir borrando las trastadas de ciertas personas a medica que las cometen, y se sienten bien. eso es lo peor.