22 de octubre de 2014
4 Febrero de 2013 | Recomendaciones | (Canadá)

Félix Carrillo Hinojosa 'Puro Vallenato'

Foto:Félix Carrillo Hinojosa
Félix Carrillo Hinojosa
Imagen asociada
Imagen asociada

 

Félix Carrillo Hinojosa  "Puro Vallenato"

Por German Posada

“…Cuando el creador de Macondo decidió  que uno de los principales personajes de “Cien años de Soledad” fuera un acordeonero, estaba reconociendo la importancia capital que la música vallenata ha tenido en la cultura de la Costa Caribe. Tal vez no hay otro caso colombiano que comparársele pueda: ni el tango en Antioquia, ni el bambuco en el altiplano de Cundinamarca y Boyacá, ni la cumbia en el litoral atlántico, ni el arpa en los llanos orientales y ni siquiera la salsa en Cali.  

El vallenato ha sido el símbolo por excelencia de esa región que abarca partes del Cesar, del Magdalena, de la Guajira y del antiguo departamento de Bolívar. Ahora, a raíz de su difusión internacional, es, incluso, símbolo de Colombia. La música y la cultura vallenatas circulan por el mundo entero...” (Tomado de la obra: 100 años de vallenato. Autores: Daniel Samper Pizano y Pilar Tafur. Págs. 14-17).  

Nueve años más tarde se crea la categoría del Grammy Latino en la modalidad  Cumbia-Vallenato y comprueba así la descripción en mención y  hace honor a  las palabras del periodista, escritor, investigador y compositor, Félix Carrillo Hinojosa, la persona que incidió y perseveró para lograr este importante reconocimiento para el folclor vallenato. 

“El Festival Vallenato fue un punto alto en el orden nacional; pero esto nos pone en el contexto mundial”, Félix Carrillo Hinojosa. 

Los premios comienzan a ser recibidos en el 2006 cuando surge la categoría y los Hermanos Zuleta obtienen el Primer Grammy. Pero la historia se remonta al 2002  cuando hubo una importante reunión por parte de la Academia Latina de la Grabación en Bogotá en donde se invitaron autores, compositores, intérpretes y muchas personas que tenían que ver con el tema de la música.  

“El Maestro Gabriel García Márquez ya había hecho un gran honor a la música vallenata, fué un gran divulgador de ella, Consuelo Araujo a través del Festival, Rafael Escalona, Leandro Díaz, Emiliano Zuleta Baquero, todos esos valores ya le habían dado un soporte sólido. Carlos Vives había ganado 3 grammys pero no teníamos categoría, en esa reunión inicié por  plantearle al Dr. Fernández vicepresidente de la Academia en ese entonces de que la música vallenata merecía tener una categoría”, recuerda Carrillo. 

Luego de afiliarse como miembro votante de la Academia, Carrillo comenzó a gestionar semejante misión, para muchos incrédulos, una tarea imposible. 

Hubo momentos difíciles como todo proceso, en el 2003, Gabriel Abaroa presidente de la Academia le envió una carta a Carrillo Hinojosa en donde le decía que se había sometido a votación el proyecto con resultados de 19 contra 3, pero a pesar de esta desalentadora noticia y de comentarios negativos en la radio local y nacional como de muchos críticos en Colombia que no veían el vallenato como un posible movimiento cultural para obtener una categoría entre los premios Grammy Latinos, Carrillo siguió adelante sin claudicar en su objetivo. 

“Encontré gente amiga, más que enemiga, gente contradictoria, y quienes trataron de robarse mi trabajo, de desconocer mi labor, pero por fortuna y gracias a Dios la gente que nos ayudó fue más positiva que negativa y esos momentos difíciles quedaron en el olvido”, recuerda Carrillo. 

Varias personalidades de diferentes sectores significaron un valioso aporte para Félix Carrillo en su búsqueda por la categoría del Grammy Latino, entre ellos encabeza la lista nuestro Premio Nobel de Literatura, sin él, según Carrillo, hubiera sido bastante complicado conseguir tan significativo aporte a la cultura vallenata. 

“Gabriel García Márquez  envió una carta con su puño y letra dirigida a Gabriel Abaroa en donde le explica la fortaleza de la música vallenata, yo creo que esa fué una de las cartas que mas incidió y que determinó el rumbo de esta categoría. Estoy seguro que si García Márquez no escribe esa carta la suerte de la  música vallenata no sería hoy igual en cuanto al tema de la categoría de los premios Grammy latinos”, comenta Carrillo Hinojosa a quién se le reconoce en Colombia haber sido el gestor de esta gran labor para proyectar nuestra música.  

Curiosamente Gabriel Abaroa el presidente de la Academia  y su comité pensaban que la cumbia era de origen mexicano y como el vallenato no gozaba de toda la fortaleza para tener categoría propia en estos premios decidieron unir la cumbia y el vallenato para hacer un hibrido de dos muestras musicales en una categoría, después se le explico a Abaroa que los orígenes de la cumbia eran colombianos y el entendió pero hasta ahora no se le ha hecho el cambio, Carrillo aspira que en un futuro la categoría sea solamente para el vallenato que fué su objetivo desde el principio, pero según el, eso depende de decisiones internas de la Academia.  

Para Félix Carrillo Hinojosa la cultura vallenata no ha sido ajena a los cambios generacionales de la música y esto se traduce a la “Nueva Ola Vallenata”.  

“Cada personaje de la música trabaja sobre su tiempo. Hay unos que son más adelantados que otros pero el vallenato ha dado todos esos saltos generacionales y hoy estamos ante esos nuevos valores que no piensan igual a los anteriores, que construyen su música basada  mucho más en lo urbano, y que es mas citadina que la de los campesinos que recorrían a lomo de mulas los caminos polvorientos de esa gran provincia vallenata. Todo ha cambiado pero en esencia el espíritu de la música vallenata se conserva y hay grandes aportes como Jorge Celedon, Jean Carlo Centeno, Peter Manjarrés o Martín Elías”, opina Carrillo añadiendo que hay canciones actuales que le gustan mucho pero que hay otras que son una mala mercancía. 

Carrillo siempre ha considerado que el vallenato llegará a ser el “ombligo” de la música en América y aunque todavía no se llega a ese nivel considera que estamos muy cerca de lograrlo al observar como los artistas en sus diferentes facetas del campo musical abren puertas y unen conceptos musicales. 

“Que un salsero, un reggaetonero, un bachatero, un bolerista, un baladista, se unan para hacer un hibrido con el vallenato no es mal visto, es una oportunidad para entrelazar sentimientos y miradas musicales que vale la pena se hagan, pero el oficio del vallenato es trabajar sobre los cuatro ritmos que son: paseo, puya, merengue y son”, opina Carrillo quién considera también que grabar éxitos de música vallenata como lo vienen haciendo las agrupaciones bachateras es una manera de frenar, de poner una barrera a la penetración de nuestra música en el mercado anglosajón y es un convencido de que llegará el momento en que los grupos de bachata no podrán detener a la música vallenata y tendrán que aceptar que hay un genero distinto, joven y clásico al que tendrán que darle el espacio que merece y la bienvenida como el “ombligo” de la música en América. 

Sin entrar en mayores detalles, Félix Carrillo considera que el vallenato no ha sido ajeno al narcotráfico y el contrabando y por lo cual se ha visto afectado, sobre este tema invita a leer un texto de su autoría titulado “El vallenato no canta su realidad”, y además plantea en “El acaba parrandas” otro de sus textos, como las nuevas tecnologías han influenciado en la música vallenata y el porqué este género musical no puede quedarse atrás con las nuevas alternativas que propone la música moderna.  

Carrillo es consciente de que en varios países están interpretando la música vallenata y destaca con especial interés lo que están haciendo algunos artistas en México.

 “Monterrey es la ciudad vallenata de México, allí tienen mucha influencia nuestros grupos y la verdad ellos no lo hacen mal pero les falta mucho porque no es igual aprenderlo a nacer con esa estructura musical, ellos no tiene la magia del ejecutante de la música vallenata que se adquiere por naturaleza”, dice Carrillo mostrándose apático a la  posibilidad de que un mexicano o un argentino vaya a ganarnos interpretando vallenato.  

Para Carrillo aunque ya han sido varios los ganadores de los Grammy Latinos Cumbia Vallenato se siente muy complacido en que los Hermanos Zuleta hayan sido los primeros en ganarlo.  

 “Los Hermanos Zuleta sin lugar a dudas son dignos representantes y divulgadores de la música vallenata y de toda esa esencia, magia y ese encanto que tiene nuestra música. En buena hora Emiliano y Poncho Zuleta  ganaron el Grammy por primera vez que creo es un símbolo y pedestal importante para el vallenato. Cuando se habla de vallenato, se habla de ellos y cuando se habla de que alguien que quiere graduarse como compositor, los Hermanos Zuleta tienen que grabarle si no lo hacen, es prácticamente un compositor sin diploma”, opina. 

Reconociendo a la gente que trabaja y se esfuerza por la música vallenata en Colombia, Carrillo no ahorra palabras de agradecimiento.

“El vallenato es una música que ha tenido la gran fortuna de encontrarse en el camino a Andrés  “El Turco” Gil  que con sus niños vallenatos ha visitado medio mundo llevando y haciendo conocer nuestras raíces, es el embajador, a quien le debemos tanto y que he dicho siempre respetuosamente, el día que vayan a hacer estatuas sobre artistas vallenatos, sobre valores vallenatos, no dejen al “Turco” Gil sin una de ellas porque es un hombre que merece respeto, admiración, cariño, por lo que ha hecho su corazón para esta música vallenata”.  

Actualmente Carrillo está trabajando en un importante proyecto que es la traducción de la obra cumbre de Gabriel García Márquez “Cien Años de Soledad”  al wayuunaiki, es la primera vez que en la historia de la literatura colombiana una obra de esta trascendencia  es traducida a la lengua nativa Guayu  y la cual se espera sea terminada para el mes de Mayo. 

Para este enamorado de la música vallenata existe mucha gente que merece se le dedique el Grammy Cumbia-Vallenato. 

“Yo se lo quiero dedicar a los campesinos que crearon la música vallenata, ellos son los padres de nosotros y los gestores de ese movimiento vallenato que gracias a Dios nos sentimos orgullosos de tener. También a mis padres, a mis hermanos, a todas las personas que me ayudaron. Quiero ser enfático en decir que yo dependo de una familia y está en gran medida recibe cuando uno obra bien y positivamente”, opina Félix Carrillo Hinojosa, quien desde lo más profundo de su alma en donde suenan canciones como “Luna Sanjuanera” también siente que nació para ser “Puro Vallenato”.

haciendolatarea22@gmail.com

Por: German Posada/

VOTOS: 2
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (2 votos)

Opiniones

2

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luifernd

luifernd

4 Febrero de 2013
1:41 pm

Buena nota, que sigas en esa bella y loable tarea.Felicidades!!!

HACIENDO LA TAREA

HACIENDO LA TAREA

4 Febrero de 2013
7:43 pm

Muy amable. HACIENDO LA TAREA.