30 de Agosto de 2014
5 Febrero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

¿Qué haría si supiera que su desodorante lo puede hacer subir de peso?

¿Qué haría si supiera que su desodorante lo puede hacer subir de peso?
Foto:sadfds

Es usted de aquellas personas que ha tenido problemas de sobrepeso, que no se siente cómodo con su cuerpo, que ha intentado dietas, ejercicios e incluso ha pensado en realizarse alguna cirugía para acabar con esos kilitos de más.

Qué pensaría usted, si supiera que existen sustancias que lo pueden hacer engordar y que estás están en el medio ambiente o en elementos cotidianos como el desodorante, los enlatados y hasta algunos medicamentos, pues aunque no lo crea, es así.

Las sustancias obesógenas son hoy en día uno de los mayores causantes de obesidad a nivel mundial, debido a los altos índices de obesidad que se han venido presentando en los últimos años, científicos quisieron comprobar si existía algún componente ambiental que estuviera afectando los incrementos en el peso tanto de humanos como en animales.

Muchas personas considerarían que la obesidad resulta ser sólo un problema en personas que no tienen cuidado en sus hábitos alimenticios, que tienen vidas sedentarias o que en su defecto han heredado esta condición genéticamente, sin embargo en las últimas décadas se ha logrado comprobar que aún cuando estas personas llevan cuidados en la alimentación o practican habitualmente ejercicio, en ocasiones no logran conseguir mayores resultados, hecho que con investigaciones logró demostrar que existen componentes químicos (obesógenos) en el medio ambiente que influyen en el metabolismo y la genética humana y animal, afectado sobre todo la hormona que controla el apetito.

Las sustancias obesógenas pueden alterar el metabolismo humano predisponiendo a algunas personas a subir de peso, la alta exposición a esta sustancias puede alterar de por vida el metabolismo, así como la constitución de las células grasas, las cuales tienen como función principal almacenar energía y liberarla cuando el cuerpo lo requiera. Sin embargo se ha descubierto que estas células también logran actuar como un órgano endocrino que libera hormonas relacionadas con el apetito. Algunos de los efectos obesógenos pueden transmitirse genéticamente a través del ADN, afectando así las siguientes generaciones.

Estas sustancias pueden encontrarse en elementos cotidianos tales como desodorantes, enlatados, medicamentos, plaguicidas, aromatizantes, productos para lavar ropa o de cuidado personal, elementos que cualquier persona usaría sin tener conocimiento de lo que estos podrían generar en su organismo.
Sin embargo, no se considera que estas sustancias condenen al mundo a la gordura, pues los científicos aseguran que aunque si logran cambiar los valores metabólicos de las personas, no es sólo el efecto del químico el que logra que la persona sea obesa, pues si se tiene únicamente una dieta que por ejemplo es alta en carbohidratos y grasas, con químicos o no, probablemente se subirá de peso.

Aunque hasta el momento las investigaciones han arrojado resultados considerables sobre el tema, es necesario tener en cuenta que desde pequeños debemos crear hábitos alimenticios adecuados, así como practicar de manera regular actividades deportivas que nos permitan tener una mejor salud y por ende una mejor calidad de vida.

 

Por: Claudia Rodríguez/

VOTOS: 3
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí