21 de octubre de 2014
7 Febrero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

La estupidez del modernismo

La estupidez del modernismo
Foto:imágenes google

En los años ochenta cuando salía del país constantemente, llegar al aeropuerto internacional de Bogotá, uno sentía la historia de los viejos pensadores e ingenieros vanguardistas de la época de los cuarenta. Uno de ellos, al golpista Rojas Pinilla se destacó por colocar su firma al ser el máximo pensador futurista dentro de los presidentes elegidos constitucionalmente por esos años.

Como soñador e ingeniero civil, construyó con visión de expansión, los grandes cambios que se producirían en Colombia por intermedio del sistema comercial aéreo. Hechos que en los anales de la historia, se los llevó el General Rojas Pinilla en su corto tiempo como mandatario, al construir el famoso aeropuerto Internacional el Dorado y dieciocho más como presidente de Colombia entre 1953 y 1957.

Algunos estimados lectores se preguntarán si le estoy haciendo un homenaje a éste excelente presidente de los cincuenta, que no solo vio el futuro aéreo del país, sino que conformó organismos que actualmente sirven a la nación. Lo que hago, es echarle una mirada al pensamiento quimérico pero con fundamento, de aquellos que dejaron huella en grandes infraestructuras y socialmente entregados al cambio, y los de ahora, que simplemente se dedican a pasar los años sin ninguna utopía que los represente en la historia nacional, como determinantes en los cambios estructurales del país.

Es tan inaudita la estupidez gubernamental actual, que me dio por conocer el estupendo y poderoso aeropuerto en construcción el Dorado, que según muchos púgiles, boxeadores de corto pensamiento del estado, es el mejor aeropuerto del mundo. ¡Gran error señores!

El nuevo esperpento de aeropuerto que tiene millones y millones de pesos en su haber, no tiene las mismas calidades del construido por Rojas Pinilla en los años cincuenta, ni las bases para que al futuro albergue un monumental comercio internacional. No se ha terminado de construir y ya está quedando corto para la expansión aérea actual.

Una cosa queda muy clara, el campo de aviación diseñado por el General Rojas, operó formalmente hasta hace unos cinco años, diseñado y construido en los cincuenta. Dentro de veinte años, ¿tendremos que construir los colombianos uno nuevo y destruir el actual, como sucedió con la insignia histórica del país, el Dorado?

Lo poco que queda del antiguo edificio insignia de Colombia el Dorado, es la convergencia de ideas y pensamientos de exterminar la historia, de dañar lo que hizo que al país lo conocieran alrededor del mundo, y que fomentara un mercado alrededor de este servicio.

Sin ofender a la ingeniería nacional, que es muy buena, es la indiferencia por lo clásico histórico. Creen que, edificar moderno al lado de lo autentico, pierde calidad y representatividad ante los ojos de los foráneos y estilizados nacionales. Y no debería ser así. La ingeniería tiene que tomar consciencia que lo real vale más que los moderno. Que si doramos la píldora, lo flamante tiene que llevar características novedosas, pero atrapadas en la realidad que nos lleva a la reforma en cuestión.

No queda nada de aquellos albores de los años cincuenta, época de visualización de grandes cambios sociales, culturales y comerciales, en especial de la plataforma aérea nacional el Dorado. Ejecutado por un verdadero estadista, que muchos de los presidenciables actuales quisieran manejar. Al hacer ingreso a pasadizos y bóvedas en otrora, almacenes y oficinas de cambio, restaurantes famosos y ventas de licores extranjeros, solo espíritus y soledad se vive dentro de las instalaciones. Es producto de lo que se llama, época de cambios para el futuro. Claro que dentro de la frase está incluido el clientelismo y el amiguismo trascendental enquistado en el gobierno.

Concluyendo, no podemos atajar la modernidad que cada día nos llega y que benéfica a la humanidad, haciendo que ésta modifique sus costumbres. Lo que no concibo y está fuera de mi contexto, la forma como grupos se empoderan de cambios construyendo sobre la historia. No tienen la capacidad de mejorar los testimonios reales, al dejar las bases de la infraestructura que nos dio la esperanza de una mejor nación, sino que destruyen sin ningún remordimiento documentos históricos como el Antiguo edificio internacional el Dorado, para dar vía a millones y millones de dólares en una inversión que está quedando corta para la aviación comercial nacional e internacional.

¿Cuándo la ingeniería colombiana hará infraestructura, sin deslegitimar nuestra verdadera vida histórica?

 

Por: Luis Alejandro Díaz/

VOTOS: 4
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (7 votos)

Opiniones

9

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

D_cecilia

D_cecilia

7 Febrero de 2013
10:14 pm

El nuevo Dorado no es tan resplandeciente como lo pretenden mostrar, otra obra mal planeada, mal proyectada y convertido en una oda a la corrupción .

Adri83

Adri83

7 Febrero de 2013
7:55 pm

El nuevo Dorado, sigue siendo muy cuestionado, no en vano han de ser las críticas de quienes han padecido largas esperas para aterrizar, para desembarcar o para decolar,
Se asumía que los cambios son para mejorar, pero aqui fué el contario, que fiasco y que fracaso!!

analitica25

analitica25

7 Febrero de 2013
7:03 pm

La estupidez no está en el modernismo,, está latente en los ciudadanos que todo lo aplauden o ante todo guardan silencio.
La mega millonada que costó la nueva terminal aéerea, mas la megamillonada que se robaron, es de varios ceror a la derecha... Lo peor una obra con muchas fallas de diseño y funcionalidad.

Dhiego Fdo.

Dhiego Fdo.

7 Febrero de 2013
5:27 pm

Nos robaron Echeverry?

luifernd

luifernd

7 Febrero de 2013
4:59 pm

Por ahí es la cosa amigo LUISALEJANDO.Felicidades!!!

Lucho_perez

Lucho_perez

7 Febrero de 2013
1:21 pm

Otra vez nos meten los dedos sucios a la boca... La Aerocivil y Opaim,quieren presentar al nuevo Dorado, como la nueva maravilla del mundo, pero es un paquete chileno...

osgir

osgir

7 Febrero de 2013
1:14 pm

LA INGENIERÍA COLOMBIANA CARECE DE ingenio.

jogafi

jogafi

7 Febrero de 2013
12:05 pm

Alejo buena nota y merecido reconocimiento a un hombre que no solo construyó varios aeropuertos, reconoció a la mujer como SER activo y pensante de la sociedad permitiéndole llegar a las urnas, y trajo la televisión a Colombia (entre otras..) Lamentablemente algunos de los aeropuertos que construyó hoy no solo sirven como terminal de pasajeros, también para que sigan operando los "carteles legales" para sacar el "blanco producto"... El nuevo Dorado, con el perdón de los adolescentes, no deja de ser "un pajazo mental" un espejismo, Bogotá merece y necesita otro Aeropuerto, no solo otro terminal maquillado pero desmejorado en condiciones tecnicas y de capacidad, hay que retomar las palabras del senador..Se perfumó un hermoso bollo, con las dos mismas, vulnerables, contaminantes y

jogafi

jogafi

7 Febrero de 2013
12:08 pm

congestionadas pistas.
Faltó visión y proyección (los recursos se tenían, si se tiene tanto para la guerra, porqué no invertir para el progreso) máxime cuando se ha firmado TLCs, con cuanto pais han podido... Bogotá necesita, otro aeropuerto, y otro es el lugar en el que se debió construir, de la misma forma que lo tiene Medellin y otras ciudades del mundo.
Saludo Cordial.