01 de Noviembre de 2014
15 Febrero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

Y a los futuros periodistas colombianos, ¿qué nos espera?

Y a los futuros periodistas colombianos, ¿qué nos espera?
Foto:Universidad Central

Ser periodista es ir al mundo con los ojos bien abiertos, apropiarnos de la realidad que pasa ante nosotros, ser la voz del pueblo, contar lo que está oculto para despertar a una sociedad que está adormecida y, claro, tenemos una ética que consistiría en la búsqueda de la verdad, identificación de detalles, en la selección crítica y plural de las fuentes, investigación con rigor, independencia y responsabilidad.

Pero nos damos cuenta de que los medios de comunicación tradicionales son parte de un monopolio económico y político, es todo un juego de palabras, es una relación estrecha entre empresarios y periodistas, en la que los intereses de estos primeros priman sobre el interés común.

Los periodistas tendríamos que tener la visión del cronista barranquillero Ernesto McCausland según la cual “debemos estar a centímetros del poderoso y a kilómetros de las ambiciones de este”, pero no podríamos imaginar las ambiciones del poder, que llegan a comprar la conciencia de medios de comunicación que sin pudor alguno la venden, pues es claro que el objetivo es mantener el statu quo, (nada de alteraciones, todos tranquilos) donde el neoliberalismo nos rige, poco Estado y mucho mercado.

Estos vendidos entonces no se llamarían periodistas, y esos vendidos tienen nombre propio. Casos como el de Pacific Rubiales, que por medio de publicaciones del periodista Héctor Mario Rodríguez, director del portal económico Primera Página, destaparon verdades como la de Alange Energy, quien había inflado su producción con el fin de mejorar el valor de sus acciones en la Bolsa de Toronto, que es socio de Pacific, y otras polémicas como las denuncia Daniel Pardo en el portal Kienyke, que por cierto le costaron el puesto: el bloqueo de las carreteras en el Meta, los problemas de contratos con Ecopetrol, una indagación de la Dian a unos de sus contratistas por evasión de impuestos, investigaciones de las Superintendencia de Sociedades por la falta de claridad en la propiedad de unas filiales y malos tratos laborales.

¿Acaso no es eso lo que debe hacer un periodista? O según los medios a los que Pacific pauta ¿deberíamos si no es enaltecerla, defenderla? Allí se encuentran La W, Dinero, Kienyke, y otros medios cuyos artículos y emisiones dan de que hablar y cuestionar la labor periodística. Ignacio Ramonet dice, “La transparencia es el mejor de los desinfectantes”. Pero ser un verdadero periodista tiene su precio, a Héctor Mario Rodríguez lo han llevado a enfrentar cuatro procesos judiciales, en su lugar debería estar la petrolera Alange Energy y Pacific Rubiales.

“Una prensa capaz, desinteresada y solidaria con la sociedad, intelectualmente entrenada para conocer lo que es correcto y con el valor para conquistarlo y defenderlo, conservará esa virtud pública sin la cual un gobierno popular es una farsa y una burla. En cambio, una prensa mercenaria, demagógica y corrupta producirá, con el tiempo, un pueblo tan vil como ella. El poder de moldear el futuro de la República está en manos de los periodistas de las futuras generaciones”: Ignacio Ramonet

Los futuros periodistas tenemos la tarea de hacer verdadero periodismo, de devolverle a esta profesión la credibilidad y veracidad que nunca debió perder, y espero que cuando estemos en la batalla sepamos despojarnos de los escudos, recibiendo sin importar las balas que no serán fáciles de soportar, pero con nuestra muerte daremos de qué hablar. Intentémoslo.

 

Por: María Angélica Calderón Sarmiento/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (11 votos)

Opiniones

10

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

mariangelica_

mariangelica_

16 Febrero de 2013
11:57 am

Gracias a todos por sus aportes y comentarios, espero que aunque no podamos cambiar el mundo lo podamos intentar.

Juana Bazurto

Juana Bazurto

16 Febrero de 2013
11:30 am

Bueno María Angélica, para mi hay algo esperanzador, pues ya somos una minoría significativa la que se cuestiona lo mismo, pero sobre todo la que actua en medios como este, y que de cierta manera promete un mejor futuro, yo hago parte de tu generación y creo que estamos recibiendo una formación grata y benefica para un presente y futuro mejorado.

D_cecilia

D_cecilia

16 Febrero de 2013
8:47 am

Yo preguntaria mejor: ¿que esperamos los colombianos de los futuros periodistas?
Cual es su precio, o cual es su valor de dignidad e indepencencia?
Feliz dia

Adri83

Adri83

15 Febrero de 2013
11:09 pm

Por fortuna se cuenta con el periodismo ciudadano, que hasta ahora es independiente y bien crítico.

Lucho_perez

Lucho_perez

15 Febrero de 2013
9:18 pm

El periodismo es una profesión de alto riesgo cuando se asume como debe ser en un pais como éste, y se convierte en una profesión corruptible, cuando ciertos periodistas se doblegan ante el poderio de politicos y ciertos sectores económicos.

Dhiego Fdo.

Dhiego Fdo.

15 Febrero de 2013
3:42 pm

Que lastimoso que alguien que se diga periodista, se venda al mejor postor, son tan evidentes estos vendidos, que con cinismo y descaro se ponen el sticker del dueño de sus pensamientos...

osgir

osgir

15 Febrero de 2013
2:46 pm

El periodismo en este pedazo de mundo es un tira cómica con muñecos que cambian cada cuatro años de caricaturista.

moderador

moderador

15 Febrero de 2013
2:37 pm

Cordial bienvenida a Soyperiodista.com. Un medio ciudadano de libre expresión. Gracias por el aporte.

criticoncolombiano

criticoncolombiano

15 Febrero de 2013
11:27 am

Y en lo referente a la parte salarial, ni hablar...

jogafi

jogafi

15 Febrero de 2013
10:34 am

Marìa Angélica, cordial bienvenida a S.P. como siempre grato contar con nuev@s participantes.
Lastimosamente gran número de periodistas, como tu dices se convierten en "vendidos" de conciencia, rayando con lo de "bandidos" por el hecho de alinearse con ciertos grupos, partidos o corrientes, tirando al traste los preceptos básicos del periodista y sencillamente del ser humano, que debe ser libertad, independencia y objetividad.
Saludo cordial.