30 de Septiembre de 2014
19 Febrero de 2013 | Recomendaciones | (Colombia)

¡Reales sinvergüenzas!

¡Reales sinvergüenzas!
Foto:

Mi hermano Diego vive en Londres. La misma ciudad donde la familia real derrocha millones de Libras en la cara de un pueblo que ya le comienza a mostrar los dientes a la inútil monarquía.

En una de sus últimas comunicaciones, Diego comentó que la situación en Inglaterra es tan complicada por la crisis europea, que muchas familias - que tienen parentesco de algún tipo - antes dispersas como debe ser, por aquello que “Cada uno en su casa y Dios en la de todos” ahora se han reunido bajo un mismo techo, para reducir gastos.

(Ajedrez: El peón avanza como puede).

La más reciente bofetada con guantes, pulsera y anillo de diamantes, fue infringida alevosa e irrespetuosamente al pueblo inglés, por Kate Middleton esposa del Príncipe Guillermo, hijo mayor de Diana de Gales y del bobo de Carlos de Parker. Porque un tipo que con casi setenta años no lo han dejado ser Rey, que habla con las plantas, cambia a Diana por Camila, y un edecán le hace el nudo Windsor de la corbata todas las mañanas, definitivamente es un bobo.

(Ajedrez: Enroque largo).

La futura “Reina Consorte”, tuvo que recibir una especie de delicada reprimenda imperial, por la excesiva cantidad de ropa que se compra a diario, con la plata del pueblo, que mantiene en buena parte a través de sus impuestos, a esta familia de vagos, mientras otra buena parte de los ingleses viven como tales.

¿Han visto los dificilísimos trabajos que tienen los miembros de las realezas europeas?: Contemplar los árboles…visitar un jardín infantil…caminar por el jardín de palacio...tomar el té…pasear en yates…jugar en casinos…cortar cintas de inauguración…desfilar…recibir honores…crear escándalos y esquivar paparazzis. Como ven en realidad, no hacen un carajo. Pero viven como Reyes.

(Ajedrez: Alfil se come a peón).

Un rápido viaje por el túnel del tiempo, nos muestra que las realezas europeas y sus miembros decorados como árboles de navidad llenos de joyas y medallas, han sido en buena cantidad: Ineptos,ignorantes, desviados mentales, holgazanes, prostitutas, homosexuales, borrachos, drogadictos,prepotentes y humillantes, solo por mencionar algunos de sus otros títulos no nobiliarios.

“Su graciosísima majestad imperial, hijo de fulano y fulana de tal, Señor de no sé qué cosa, Conde de otra, amo y elegido por la gracia de Dios de todo lo que se ve desde aquí hasta el horizonte”… Imagínense el título para un borracho, vago y pervertido inútil, que se recuesta en mullidos cojines de finos terciopelos bordados con hilos de oro, a que bellas damiselas le pongan una a una en su boca hedionda a vino, más vino pero sólido. Es decir: Uvas.

Pero, debo admitir que estoy de acuerdo con el título: Me parece graciosísimo.

(Ajedrez: Caballo amenaza a peón).

Pero también me parece una desfachatez total, que muchos países de Europa que en este momento están pasando una crisis económica, que como una plaga se expandió y acabó con los cultivos laborales, sigan manteniendo a sus majestades reales, cuando ellos mismos, el pueblo, no tiene ni con que mantenerse.

En España, un Rey Juan Carlos, a quien la plata canosa ha cubierto su cabeza, está dejando ver otro metal: El cobre; porque a su majestad, aparte de cazar elefantes, habiéndose declarado protector de ellos, también caza fortunas ajenas por intermedio de otra graciosísima majestad que no tiene más méritos que jugar fútbol con la mano : Iñaqui Urdangarín.

(Ajedrez: Jaque a la Reina).

Tal vez si sus costumbres y tradiciones, no les permiten a los europeos prescindir –como muchos quisieran- de estas fichitas reales, ellas y ellos deberían ser más solidarios con un pueblo, que pasa hambre, para que ellos no la pasen, que no tienen ropa, para que ellos la tengan, que no tienen comodidades, para que ellos las disfruten.

Al menos deberían tener la vergüenza de su pueblo, pero ellos por tradición no la tienen y su despreocupada desigualdad social, francamente ofende.

Como dijo María Antonieta de Austria, Reina de Francia en 1.789 refiriéndose a las quejas de los franceses por la sequía de trigo y la feroz hambruna: “Si no tienen pan, que coman pasteles”.

Después de tomarse La Bastilla, el pueblo hambriento la decapitó.

(Ajedres: Jaque-Mate).

 

Alfonso Acosta Caparrós

alfonsoacostacaparros@gmail.com.

 

Por: Alfonso Acosta Caparros/

VOTOS: 5
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (5 votos)

Opiniones

2

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Aracataka

Aracataka

23 Febrero de 2013
1:28 pm

..majestad...digo.....magistral nota!
..a estas alturas del modernismo...siguen existiendo reyes y vasallos...estos ultimos cumpliendo con los exquisitos gustos de sus monarcas...absolutamente absurdo!
..saludos!

osgir

osgir

21 Febrero de 2013
6:01 am

Por ahí hay mucho " miembro " suelto en la realeza.