22 de Julio de 2014
28 Septiembre de 2010 | Recomendaciones

De qué color es la bandera

De qué color es la bandera
Foto:

¿Estoy contento de que lo hayan matado? Sí. Y también estoy muy triste. (...) Yo pregunto sobre su tumba cavada en la montaña: ¿no habrá manera de que Colombia, en vez de matar a sus hijos, los haga dignos de vivir? Si Colombia no puede responder a esta pregunta, entonces profetizo una desgracia: Desquite resucitará, y la tierra se volverá a regar de sangre, dolor y lágrimas.

Gonzalo Arango

De qué color es la bandera patria y muerte

Andrés Calamaro.

Están felices por las muerte de el Mono Jojoy, ojalá y les dure la alegría.

Colombia es un pueblo enfermo, que ayer celebraba a grito herido una muerte, alegando que el muerto era además un asesino. Y ¿qué somos quienes desde el otro frente nos alegramos por la muerte ajena? Están felices los colombianos comiendo de las tripitas del muerto, celebrándole al doctor Juan Manuel Santos “la bienvenida” que según dijo, les está dando a las FARC. Como si un muerto garantizara la paz de Colombia.

Mientras el negocio de las armas siga siendo tan rentable para los políticos y para el intermediario norteamericano, Colombia no conocerá la paz. Pueden matar a todos los guerrilleros, pueden volar al infierno las montañas colombianas, pueden incitarnos a la pelear con nuestros vecinos, pueden envenenarnos el agua, pero este país jamás vivirá la paz.

Ayer lo constaté en la alegría que expresaban todos mis paisanos, comentando la muerte de un paisano nuestro, todos alegres, todos celebrando, es Colombia un país tan triste, al cual lo único bueno que le ocurre es la muerte de otro colombiano. Es Colombia un país tan absurdo que se regocija con la desaparición de uno de los suyos, es Colombia tan mala tierra que hace fiesta por la muerte de un hombre sindicado de terrorismo, cuando es Colombia misma la que crea el terror.

¿Muy contentos compatriotas?, ¿cuánto les alegra la muerte de otro colombiano?, ¿tanto como clasificar al mundial de fútbol o no tanto?, ¿les alegra como cuando Skakira muestra el pasaporte colombiano en un concierto en Lipzing muy sobre segura y a kilómetros del país?

Qué lamentable espectáculo presentan por radio y televisión, haciéndole creer a Colombia que “las FARC se están derrumbando por dentro” lo que se está derrumbando es la moral de un país que se alegra con la muerte de alguien.

¿No se han dado cuenta compatriotas que su álgida felicidad, es igual de amarga y de terrorista?, ¿no entienden que alegrarse de la muerte es ser igual de enfermos a quienes supuestamente odian?

Uribe hizo bien hecha la tarea de hacerle creer a este pueblo que somos pueblo, que somos soberanos, que somos libres, y que estamos en guerra, cuando lo que vivimos es una paz fría, la misma de que habló Evtuchenko, la misma que por debajo de cuerda les llena los bolsillos a políticos y empresarios.

Colombia no es ni será un país independiente o libre o soberano, en tanto como animales siga alegrándonos la muerte de otro ser humano.

Vamos a ver la supuesta independencia que hoy aseveran con una muerte y que ayer celebraban con un bicentenario.

Independencia:

1. f. Cualidad o condición de independiente.

2. f. Libertad, especialmente la de un Estado que no es tributario ni depende de otro.

3. f. Entereza, firmeza de carácter.

Dos siglos se celebraron hace poco de independencia, pero de quién, de España, la que es dueña del banco Santander Colombia, del Banco de Bilbao Viscaya y Argentaria Colombia, de España la dueña de Codensa Colombia, de España la que nos trajo la sífilis, de España la que nos trajo las ratas, de España la que nos atravesó con la cruz y la espada, de España la dueña de Gas Natural, de España la dueña de Telecom, de España la dueña del diario El Tiempo, brazo publicitario de la sanguinaria y genocida “seguridad democrática”, de España la que cerró sus fronteras a colombianos y ecuatorianos, que impulsan con mano de obra barata la economía europea. Sí, somos muy independientes los colombianos, o los gobernantes colombianos que jamás cuestionan al pueblo cuando de repartir el país se trata.

Ustedes compatriotas que toda muestra de improvisado folklore la convierten en Símbolo, ¿saben a quién se le debe el nombre de nuestro país y la bandera del mismo? Tarea compatriotas colombianos.

Somos independientes ellos, para vender el Parque Tayrona al Señor Jean Claude Bessudo, dueño de la compañía turística Aviatur, somos independientes, el presidente electo para nombrar como Ministra del Medio Ambiente a Sandra Bessudo, la hija del que nombré atrás, somos independientes para matarnos desde la conquista, hasta ahora en esta neo conquista, somos independientes para seguir siendo exportados como fantasmas por el mundo, en busca de un futuro menos desastroso. Somos libres para regar de glifosato nuestros campos, somos independientes para entrar a bombardear El Ecuador, donde viven más colombianos que ecuatorianos, pues gracias al Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados, seguimos encontrando en el país de Correa un refugio, de la masacre colombiana.

Siento vergüenza de las grandes campañas con la cara de Bolívar que adornan por estos días la capital colombiana, siento vergüenza con Oswaldo Guayasamin, pues lo anuncian como personaje célebre del bicentenario, ¿sabrán los patrocinadores de la exposición que Guayasamin le pintó tres retratos a Fidel Castro? Siento pena de ver las entidades culturales colombianas hablando sobre la celebración de nada, nada es lo que estamos celebrando, la apertura a una nueva colonia gringa que Álvaro Uribe abrió para garantizarse el futuro cuando deje la presidencia. Y que desde luego Don Juan Manuel Santos seguirá promoviendo con desfiles de un 20 de julio vergonzoso, en el que el repiqueteo de las campanas se alza promoviendo la guerra, y los aviones bombarderos cruzan la capital del país, infundiendo más miedo.

Hay un despliegue de fuerzas provistas de todo tipo de publicidad, vendiendo el mal ejemplo de nuestros presidentes, como producto de nuestros países, como modelo a seguir de nuestra América, de su América diré, porque la nuestra, la de Martí, ya es suya, por lo menos en lo que a Colombia respecta.

Yo los miro desde lejos, desde cerca, por un lado, desde abajo, en plano picado, en colores, en blanco y negro, y no me cabe en la cabeza una titeretada tan servil como la que quieren plantearnos con el supuesto bicentenario y los supuestos logros de las fuerzas armadas sobre la guarrilla, cuando día por día más vendidos estamos, más en manos de otros, más prestos a presentar visa o pasaporte en nuestro propio país, que desde luego no es propio.

Hace un par de días me pedía la aerolinea colombiana en el aeropuerto El Dorado, de Bogotá, carta de invitación para venir a Venezuela, sin importarles a ellos que tenga yo ya 2 años trabajando en comandita con este país, por resarcir en algo el mal nombre de mi tierra, sin importarles mi boleto de avión, ida y regreso, previamente comprado, sin importarles que aquí sigan abriéndonos los brazos, cosa que no hace ningún país y con toda razón.

¿Independencia con un Mac Donalds en cada esquina?, ¿independencia con un pie aquí y otro en Miami? La independencia de Colombia la demuestran nuestros insignes cantantes que se desgarran el amor patrio cantando en inglés. O nuestros grandes intelectuales que atacan, a mansalva y sobre seguro, a la madre patria, eso sí desde su entraña, en tanto vienen a América, su América, no la de Martí, Nájera, del Casál, Silva y la mía, sino la suya, a recoger los premios, las medallas, los trofeos y/o las publicaciones que esta América enterrada, que celebra, les obsequia y les reconoce.

La independencia de mi país, de Colombia, es el mejor chiste de humor negro, y la izquierda visible del mismo, ídem, sus manifestaciones, su militancia, su apoyo, su proceso, radica generalmente, en no tomar Coca Cola, ni fumar Marlboro, para la izquierda de mi país el logro máximo es saberse todas las canciones de Silvio Rodríguez y aplaudir el concierto de Juanes en La Habana, y esta izquierda es la que nos habla de independencia.

Juanes enloqueció a los chocoanos con el gran concierto nacional dice el diario El Tiempo de Colombia, diario que desde luego y como ya sabemos es del presidente electo, y claro, cómo no va a enloquecer Juanes a la pobre gente con su escandaloso ruido que ahora es abanderado oficial, embajador cultura y que de la mano, o mejor de las caderas con la barranquillera, descendiente de árabes y españoles; Shakira Isabell Mebarak Ripoll, anda recorriendo el mundo haciéndonos creer a todos que “esto es África”.

Entre un folklore mal entendido y el regocijo con la muerte, Colombia avanza hacia el abismo, o a lo mejor ya estamos cayendo en él y el vértigo de la caída nos ha hecho perder los sentido.

La bandera y el nombre, se lo debemos al General Francisco de Miranda compatriotas de sangre azul a quienes el rojo les ampolla los ojos, compatriotas que celebran la muerte y la exponen en los diarios a todo color, compatriotas que condenan los actos violentos de los grupos revolucionarios, pero que patrocinan desde sus mentes y corazón el otro fuego.

¿Qué tan cómplices y culpables somos?, la búsqueda de la paz se hace con paz.

Positivos más positivo es igual a positivo, o a falso positivo. No se dejen engañar.

Por: Larry Mejía/

VOTOS: 3
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

2

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Aracataka

Aracataka

28 Septiembre de 2010
4:39 pm

..interesante lectura! muy intuitiva y severa! al leerla se va haciendo un nudo en la garganta que parce quererlo estrangular a una, el corazón se llena de tristeza! pero lo peor tambien de desesperanza! se siente amargura, descepción, impotencia! es como si toda luz de esperanza se apagara! que triste "ver" las cosas tan oscuras! debe ser angustioso abrir los ojos cada mañana y saber que "esa triste" realidad es la que veremos en ese dia y los subsiguientes! no hay un pensamiento positivo!! entonces es como estar enterrados en vida! la verdad por nada del mundo desearia "ver" ese panorama! si no nos levantamos con la convicción de que aun a pesar de tanta adversidad, puede haber un cambio, pensar distinto, actuar distinto, convivivir distinto, podria darnos una visión mejor!... saludos!

moderador

moderador

28 Septiembre de 2010
12:35 pm

Bienvenido a Soyperiodista.com. Muchas gracias por exponer sus puntos de vista en este lugar.