17 de Diciembre de 2014
2 Noviembre de 2012 | Tecnología | (Colombia)

¿Con cual cargador alimentas y con qué batería recargas tu vida?

¿Con cual cargador alimentas y con qué batería recargas tu vida?

“¡Qué pequeñas son mis manos en relación con todo lo que la vida ha querido darme!” - Ramón J. Sénder

Por John Carlos Nieto C.

El mundo tecnológico actual ha supeditado al ser humano a llevar consigo una serie de aparatos adheridos a su vida,  los cuales sin haber sido ni ser en esencia imprescindibles para la vida del mismo hombre,  dada su utilidad y beneficio de vanguardia, si han adquirido un espacio de atención bastante importante en nuestras vidas hasta el punto de convertirse en indispensables y forzosamente necesarios para el cotidiano vivir de cada uno de nosotros,  pese a aun existir un número reducido de personas que con algunas ideas conservadoras y cuasi ambientalistas o liberadas del mundo tecnológico, repelen la entrada de algún tipo de artefactos o tecnología en cualquier aparato al interior y a la privacidad de sus mundos,  pues existen pese al auge, la moda y la necesidad actual,  personas que renuncian a que aparatos como los celulares o teléfonos móviles entre otras maravillas del mundo moderno, hagan parte esencial de su vida, conservando su independencia y emancipación de estos artilugios o en su defecto usando algunos,  de los cuales escasamente aprovechan  su función primaria  para la que fueron creados y pare de contar.

Mi pasión por la tecnología, en comparación con personas de verdad “gomosas” y obsesionadas por el tema, la considero moderada, normal  y apenas adecuada al avance del mundo tecnológico sin rayar en el desapego  pero tampoco en la obstinación,  me considero dentro del grupo coloquial denominada “ni tan cerca que queme el santo, ni tan lejos que no lo alumbre”, pues pese a que la tecnología y los procesos sistemáticos llegaron a mi vida y a la de muchos de mis contemporáneos tarde, dentro de mis haberes ya contemplo y convivo con prudencial apego mas por cuestiones necesarias de trabajo,  con mi portátil y un móvil de reciente tecnología los que gracias a la “cacharriada”, pues no se posee el chip milagroso de las nuevas  generaciones,  se han sabido manejar y por el momento el dominio   técnico de tales aparatos sobre este ser, no ha sido tan preponderante y como se dice por no quedar mal, “ahí nos defendemos”.

Pero dentro de este mundo de tecnologías de punta, procesos tecnológicos e informáticos, dispositivos de distintas aplicaciones y sus tecnologías de punta cada vez con caracteres, aplicaciones, denominaciones y funcionalidades  cada vez más complejas y enredadas, dentro de las que se cuentan entre otras las tablets , - que por cierto estoy loco por una buena y sofisticada -,  los portátiles, los celulares de alta gama y sus tecnologías de samartphones , androides y demás de los cuales no muy ducho soy,  existen unos  adminículos, sin los cuales estos reyes del mundo informático actual  serian inocuos y no tan esenciales ni funcionales en la vida del ser humano,  ellos son,  los “cargadores”  ah y las baterías por medio de las cuales estos aparatos no funcionarían ni deslumbrarían con sus contenidos y capacidad. 

Sabemos que así, sin ellos,   hasta el más poderoso celular de tecnología 4G, con internet, voz y datos, cámara de tantos mega píxeles, radio, multimedia y demás decenas de aplicaciones, descargados o a punto de expirar su carga, es igual a andar incomunicado y desprotegido tecnológicamente hablando, pues en este aspecto y en muchos de los avatares de la vida,  todos necesitamos de carga, baterías, incentivos, motivos, emociones, alicientes y estímulos para desarrollar las miles de capacidades que como seres humanos para nosotros y para los demás podemos desarrollar y ofrecer,  esas baterías de nuestra vida pueden ser entre otras, como en mi caso particular,  mi familia, mis hijos, mi trabajo, mi profesión, mis capacidades, mi intelecto, mis creencias en la vida y su creador, mi hobbie de escribir las ideas que a diario llegan a mi mente y a mi vida,  esas son las baterías y la carga que mueven mi mundo, el cargador de mis emociones y mis sueños por un mañana de bienestar y progreso para mí y los míos. ¿Cuál es el cargador y la batería de tu vida?

Saludos.   

El presente artículo contiene frases o imágenes tomadas de internet de paginas como :

noticiadelmundo.com
www.proverbia.net
gizmos.es

Por: JOHN CARLOS NIETO COTRINO/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (2 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí