25 de octubre de 2014
5 Febrero de 2013 | Tecnología | (Colombia)

Darse cuenta, sin darse cuenta, que se dio cuenta

Darse cuenta, sin darse cuenta, que se dio cuenta
Foto:El Twitter de Uribe.

El actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se ha venido convirtiendo –sin darse cuenta- en el estratega publicitario ideal para el anterior presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez.

Juan Manuel en su juventud, era un barbado periodista que hundía teclas de su máquina de escribir en el ese entonces, periódico de la familia Santos: El Tiempo.

Claro, es miembro de una familia de comunicadores sociales y políticos y aunque escogió el periodismo y no la publicidad, tenía el aire y el look de un Director Creativo de alguna prestigiosa agencia de publicidad.

De hecho, creo que hay o hubo un Santos en alguna prestigiosa agencia de publicidad colombiana...

A propósito: si tienen oportunidad de ver los comerciales del Super Bowl americano donde su pauta individual, por la inmensa sintonía que genera, fue de dos millones de dólares que pagó cada marca por desfilar una sola vez, por esa pasarela deportiva, con una verdadera catarata de talento, ingenio, creatividad cerebral y tecnológica en sus comerciales de televisión, que no pudo opacar Beyoncé.

Volvamos.

Tal vez por vena de su familiar en dicha agencia, a lo mejor Juan Manuel Santos, tiene un publicista preso en su interior que se pelea ese espacio tan recóndito con el periodista y con el político.

Que trío!...Que encrucijada del alma...

Porque ha resultado ser un excelente estratega para fortalecer las nuevas aspiraciones políticas de Álvaro Uribe Vélez.

Todo lo que haga o diga Juan Manuel Santos, lo hace por su altísima investidura, dentro de la burbuja segura y protocolaria de la parafernalia presidencial: Grandes caravanas, certeros escoltas, auditorios inmensos, ceremonias de gala, traje impecable, corbata verde neón… o cuando lo hace informalmente con camisa “remangá” y pantalón… también verde neón.

Y cuando habla ya demuestra porque salió de la lista de firmes candidatos para que hubiese protagonizado la película: “El Discurso del Rey”

Ya no gaguea tanto.

Dice un viejo proverbio montañero, que me acabo de inventar: “Al paisa nunca le dé papaya”, pero cada vez que Santos dice, enuncia, anuncia, opina, o decreta…ahí está el papayaso para Uribe; quién ya sin -casi- toda esa parafernalia presidencial, probablemente desde su hamaca en “El Ubérrimo”, acude a la tecnología del pajarito y le pasa el megáfono para que éste abra el pico y en par “tuitazos” arme el escándalo rechazando, no comulgando y enérgicamente expresando su radical desacuerdo con lo que Santos acabó de expresar de alguna manera, sobre algún tema, en algún lugar.

Y a los seguidores de Uribe, y los que no lo son, pero que están en todo su derecho constitucional de disentir y no están de acuerdo con Santos, eso les encanta.

Y en Publicidad cuando algo gusta, se traduce en consumidores o usuarios. Y cuando esta fórmula se traslada a la política, se traduce en votos o por lo menos en simpatizantes.

Y el expresidente aún marca bien en las encuestas.

Uribe se ha vuelto experto en el asunto.

Así como Juan Manuel Santos tecleaba su máquina de escribir, ahora Álvaro Uribe teclea su BlackBerry y deja que el trino del ave arme un berenjenal que en muchas ocasiones -otras no- le genera opiniones a favor de simpatizantes…seguidores…y votantes de su proyecto político en turno.

¿Quién hace la ley del mayor esfuerzo? Santos.

¿Quién hace la ley del menor esfuerzo? Uribe.

Y a cada argumento u opinión de Santos que recogen todos los medios de comunicación nacional e internacional, inmediatamente voltean a mirar al otro tenista que le va a contestar con un twitter, cuya onda expansiva se propaga por los mismos medios y a veces con mejores réditos.

Uribe no tiene -en este momento- campaña publicitaria; en una hábil estrategia, se la hace con mucho éxito el presidente Santos.

“Darse cuenta, sin darse cuenta, que se dio cuenta”.

Eso es publicidad subliminal.

Y eso le pasa a veces a Santos cuando ya se percata que en algún grado, en algún momento, o de alguna forma, favoreció a Uribe.

 

Alfonso Acosta Caparrós

alfonsoacostacaparros@gmail.com

 

Por: Alfonso Acosta Caparros/

VOTOS: 4
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Lucho_perez

Lucho_perez

6 Febrero de 2013
8:49 am

Peor es caer en la publicidad subliminal que hacen los medios a los trinos y pataletas del ex presidente aquel.
Al sujeto no le dejan tirar un "pedo" porque lo convierten en titular de prensa, eso aburre... No hay que contribuir a acrecentar ese in sano ego y síndrome de infalible e importante que està padeciendo...