18 de Diciembre de 2014

Temáticas

Noticias - 13 Noviembre de 2012

Comente la escalada de acciones guerrilleras antes del inicio del diálogo

Comente la escalada de acciones guerrilleras antes del inicio del diálogo
Foto:EL ESPECTADOR

Comente en Soyperiodista,com la escalada de acciones de la guerrilla a pocos días dle inicio de los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc.

Tras cumplirse un año de la muerte del máximo comandante de las Farc, alias Alfonso Cano, las bombas y las balas siguen atemorizando a los pobladores en Morales y Suárez (Cauca), los municipios donde cayó abatido.

El más reciente atentado se registró el pasado domingo en la cabecera de Suárez, donde por lo menos 25 personas quedaron heridas y 15 casas resultaron dañadas por la explosión de varios cilindros bomba camuflados con racimos de plátano y que fueron lanzados desde una camioneta de estacas abandonada en el centro de la población.

Por otra parte, en Morales, más de 2.000 indígenas nasa están desde hace un mes en asamblea permanente en las veredas de Chirriadero, La Florida y Jordán a raíz de los enfrentamientos entre el Ejército y guerrilleros del sexto frente de las Farc.

Según Nelson Cuetio, consejero mayor de Morales, la guerra no ha cesado desde el 6 de octubre, cuando en contra del querer de la población se instaló la Brigada Móvil Nº 37 en esta zona del departamento, con el fin de desmantelar el reducto guerrillero que aún persiste después de la muerte de Alfonso Cano y que, según un agente de inteligencia de la Policía del Cauca, pertenece a los anillos de seguridad que blindaron la permanencia del máximo jefe de las Farc durante un mes en esa región.

Entre los guerrilleros de ese reducto figura alias Pablo Chino, un cabecilla de alto valor para las Fuerzas Militares y que hoy está al frente del Bloque Occidental que protegió a Cano.

Es en ese contexto que Morales y Suárez, municipios estratégicos que conectan con la costa Pacífica caucana y que están localizados en el noroccidente del departamento, son ahora el centro de la guerra en el Cauca, una guerra que viene mostrando su peor mueca: el desplazamiento y el hambre. “Mientras haya avance de tropas, habrá enfrentamientos. Pero eso tiene que cambiar en los próximos meses. Ese cabecilla (Pacho Chino) debe salir de ahí, porque si no lo vamos a neutralizar”, afirma el comandante de la Policía del Cauca, coronel Ricardo Alarcón.

Pero el conflicto también afecta al municipio de Argelia, donde tres cilindros bomba volvieron a sacudir el corregimiento de El Mango, dos días después de que tuviera lugar el consejo de seguridad liderado por el gobernador del Cauca, Temístocles Ortega, para tomar medidas por el atentado al municipio de Balboa el domingo 4 de noviembre.

En lo que va corrido de 2012 ya son ochenta y cinco los ataques que ha recibido esta población del sur del departamento. El resultado del último atentado: tres civiles heridos, veinte casas afectadas y ochocientos campesinos desplazados.

El pasado sábado, un explosivo de las Farc contra el hospital de la cabecera municipal de Argelia, dejó a una anciana y dos niñas heridas.

Debido a esta situación hay controversia en el Cauca, ya que estos hechos se registraron hace cuatro días, pero hasta ayer las autoridades aún no los reportaban como sucesos trascendentales en la guerra que se libra en el Cauca. Incluso, las autoridades militares no se presentaron al consejo de seguridad convocado por el alcalde de Argelia.

El secretario de Gobierno de Argelia, Víctor Armero, expresó que la gente se cansó de recibir la ayuda asistencial para reparar las viviendas afectadas, que se resume en $1’040.000, por lo que exigen la solución definitiva a esta situación. Mientras tanto, en la zona siguen apareciendo banderas de Colombia con un letrero que dice “Farc EP”.

Los múltiples ataques atribuidos a las Farc en las últimas tres semanas dejan otro balance preocupante: seis policías muertos en una emboscada perpetrada por el sexto frente de las Farc en el municipio de Padilla, Cauca. Todo indica que fue una retaliación de alias Duver Chiquito por la muerte de alias Duván, su hermano menor, abatido ocho días antes, durante el asalto al carro de valores que ese mismo frente ejecutó entre la vía que comunica a Santander de Quilichao con Cali.

Así la historia, un año después de la muerte de Alfonso Cano y un mes después del anuncio del Gobierno de que se buscará una salida negociada al conflicto con la guerrilla de las Farc, el Cauca se sigue desangrando y sus pobladores le siguen pidiendo al gobierno nacional que facilite una comisión humanitaria que permita hablar con los actores del conflicto de esta región para hacer una tregua mientras se firma la paz.

Farc, del tiro parabólico al tiro recto

Entre las reflexiones que se han dado en los últimos días en Cauca, hay una que ronda la mente del comandante de la Policía del departamento, coronel Ricardo Alarcón, quien asegura que a pesar del predominio de la guerra de guerrillas como una estrategia permanente de las Farc, en este grupo se están fraguando otras formas de hacer terrorismo.

“La modalidad que han venido utilizando en los últimos 11 meses es la del tiro recto, ya no el tiro parabólico que les ha generado desprestigio, porque los sistemas de puntería eran muy imprecisos y generaban una destrucción de varias cuadras a la redonda. Ese tiro recto fue el que impactó hace una semana contra el municipio de Balboa y el viernes pasado contra el corregimiento de El Mango”, precisa el coronel Alarcón.

Edinson Arley Bolaños / Cauca / | Elespectador.com