18 de Diciembre de 2014

Temáticas

Noticias - 2 Enero de 2013

¿Cuál debería ser la sanción por hacer disparos al aire?

¿Cuál debería ser la sanción por hacer disparos al aire?
Foto:Beto, EL ESPECTADOR

Comente en Soyperiodista.com las sanciones que deberían recibir quienes hacen disparos al aire y causan heridos y muertos durante las celebraciones.

La escena es desgarradora: con sus rostros bañados en lágrimas un hombre y su hijo adolescente, derrumbados por el dolor, claman por la salud de su hija y hermana, quien en Año Nuevo fue víctima de una bala perdida que un irresponsable, que debe ir a la cárcel, disparó para celebrar la llegada de 2013.

Es seguro que quien ahora es un delincuente ya sepa lo ocurrido con su salvaje e irracional celebración: su víctima, una niña de 11 años, está recluida en el Hospital Infantil de Medellín y sólo un milagro hará que no pierda la vida.

Los médicos le decretaron muerte cerebral y está conectada a varios aparatos para mantenerla con vida artificialmente.

“No puede seguir pasando esto, no podemos seguir arriesgando a nuestros hijos, simplemente por falta de autoridad. A mi hija le declararon muerte cerebral. Le pido a mi Dios y a quienes me están escuchando que me la pongan en oración”, dijo con voz entrecortada y visiblemente nervioso José Vicente Britel, padre de la menor, en declaraciones a Noticias Caracol.

Luis Fernando Hurtado, familiar de la niña, explicó que este hecho, que tiene consternado al país, ocurrió en el primer minuto de Año Nuevo en el sector de Manrique, en la capital de Antioquia, donde las autoridades le pidieron apoyo a la comunidad para localizar al autor de este delito que lo llevará tras las rejas y ofrecen $20 millones a quien dé información que facilite la captura del fugitivo.

La Fiscalía General de la Nación ya inició la respectiva investigación y sus agentes indagan para identificar al responsable de la acción criminal.

La tragedia por esta mala práctica en el manejo de las armas de fuego dejó otra víctima fatal en en Sonsón (Antioquia), donde un menor de 14 años murió.

Según las autoridades, el autor del disparo ya está identificado y es buscado en la región. El hombre le disparó a un comerciante luego de tener una discusión, al parecer por una deuda de $100 mil.

El menor de edad provenía de una familia campesina, de la zona rural de Sonsón, y se encontraba vendiendo los productos que cosechan, cuando lo sorprendió la muerte.

En Medellín, entre enero y diciembre 25 de 2011, 26 personas han sido víctimas de balas perdidas, de ellas ocho menores de edad, de acuerdo con un informe de Caracol Radio.

La estela de muerte se extendió a Montería (Córdoba). Allí, otra bala perdida cobró la vida de Lesy Torres Calao, de 6 años, se encontraba con su familia en una habitación de su residencia cuando fue impactada por el proyectil en el abdomen. El trágico hecho se presentó en el barrio Pastrana Borrero, en el sur de la capital de Córdoba.

El coronel Jaime Ávila Ramírez, comandante de la Policía en Córdoba, dijo que habrá una millonaria recompensa para quien entregue información que permita dar con los responsables del hecho.

Pero a los dramas anteriores se suma otro. En Medellín, una adolescente de 15 años fue impactada en uno de sus glúteos por otra bala perdida. Ella corrió mejor suerte y fue declarada fuera de peligro en la Policlínica de esa ciudad. Ahora debe someterse a un tratamiento de recuperación.

El general Yesid Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá Medellín, comentó que en este caso “el ciudadano que disparó ya está identificado por testigos” y será acusado por la Fiscalía para que un juez determine la condena que deberá pagar.

Como si los casos anteriores no fueran suficientes, en Bogotá, a finales de 2012, murió Maycol Antonio Zárate, un niño de 9 años que resultó herido en la cabeza en la noche de Navidad. Dos días después falleció.

El hospital La Misericordia, del centro de Bogotá, informó que al pequeño le fueron suspendidos los soportes instaurados para tratar de restaurar su estado de salud. El pasado martes en la tarde los médicos del hospital habían declarado la muerte cerebral del niño.

Ahora, son cuatro los asesinos que las autoridades buscan en Medellín, Bogotá, Sonsón y Montería.

EL ESPECTADOR