23 de Noviembre de 2014
27 Febrero de 2013 | Noticias | (Colombia)

La otra cara de la ostia

TEMÁTICA: ¿Cuál es su balance del pontificado de Benedicto XVI?

La otra cara de la ostia
Foto:

Joseph Ratzinger renunció a seguir siendo Benedicto XVl, por los escándalos de corrupción, malversaciones de fondos, intereses ocultos, ambiciones de poder, abuso psicológico y económico sobre la feligresía, y abuso sexual a menores de edad.

Entonces porqué los enormes despliegues de los medios de comunicación, haciéndole eco a la mercadotecnia de la iglesia cuya estrategia claramente en este momento, es convertir la tragedia en éxito.

Es decir; barrer el polvo y la basura debajo de la alfombra color púrpura por donde va a caminar el nuevo Papa, como si nada hubiera pasado.

Ante la ya cercana proximidad de Semana Santa, y sus días que invitan a la reflexión, al silencio, a la meditación, y al duelo que representan esos días de aniversario luctuoso para la Iglesia Católica y el Cristianismo, la transición de un Papa vivo a otro, debería ser para los jerarcas, por las razones, más recatada.

La Plaza de San Pedro en Roma, atestada de casi todas las razas, casi todos los idiomas, y casi todas las banderas, en un adiós multicolor y espectacular, hace pensar que quizás, el mundo no se ha percatado de lo que realmente está pasando.

El Papa se va, porque según sus propias palabras estaba agotado sí, pero principalmente de ver el corrupto y peligroso entorno íntimo, cercano, mediano y lejano que lo rodeaba.

Sin embargo, los asesores de mercadeo de la iglesia, le dan la vuelta a la ostia, y hacen ver la escandalosa renuncia, como un periodo de júbilo, de alegría, de fiesta, donde seguramente veremos como gran atracción central como el cuerpo vivo del Papa Emérito - como lo van a llamar de ahora en adelante - subirá a los cielos…

En un helicóptero, por supuesto, y se alejará a su retiro a Castelgandolfo y luego a un monasterio, ante el agitar de banderas, saludos de la guardia suiza, aplausos y lágrimas de tristeza y de alegría, de miles y miles de asistentes a la ceremonia y los millones que la seguirán tras las pantallas de sus televisores.

Más júbilo! Porque para hacer que el Papa delator se vaya volando lo más rápido posible, los cardenales iniciarán el cónclave, y lograrán que la atención de inmediato se centre en quién va a ser el nuevo sucesor de Pedro y de un Benedicto XVl, que esperan ya para ese momento, se haya perdido con su helicóptero, en las nubes del olvido.

Pero más júbilo todavía!

En cuanto se vea que sale humo blanco y se pronuncien las palabras “Habemus Papam”, casi todas esas razas, casi todos esos idiomas y casi todas esa banderas, estallaran de júbilo y rodarán nuevamente lágrimas de tristeza por el que se fué, y acto seguido, de alegría por el que llegó.

De inmediato, empatarán todo el proceso con el oropel y la parafernalia eclesiásticas con la ceremonia de asunción y coronación del nuevo Papa y por ahí mismo,conectarán su nombramiento con la celebración de la Semana Santa comandada por el nuevo pontífice y así, una tras otra, tras otra, tras otra, y tras otra, habrán obtenido una jornada redonda como una ostia.

A la que le dieron la vuelta.

Y convirtieron hábilmente un vergonzoso escándalo, en una verdadera fiesta para la iglesia católica, apostólica romana.

Alfonso Acosta Caparrós

alfonsoacostacaparros@gmail.com

 

Por: Alfonso Acosta Caparros/

VOTOS: 6
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (6 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí