30 de octubre de 2014

Temáticas

Noticias - 27 Diciembre de 2012

¿Está de acuerdo con la pena de 48 años al asesino de Rosa Elvira Cely?

¿Está de acuerdo con la pena de 48 años al asesino de Rosa Elvira Cely?
Foto:EL ESPECTADOR

Comente en Soyperiodista.com la condena a 48 años de prisión contra Javier Velasco por su responsabilidad en la violación y asesinato de Rosa Elvira Cely en hechos registrados el pasado 24 de mayo de este año en el Parque Nacional en el centro de Bogotá anunciada por la jueza segunda penal de Bogotá.

Hace un mes Velasco Valenzuela aceptó en audiencia pública su responsabilidad en los delitos de homicidio agravado, tortura y acceso carnal violento lo que le generó una rebaja en su sentencia.

En estos momentos se adelantan otros dos procesos en contra del hombre por su participación en la violación de sus dos hijas biológicas y el abuso de una trabajadora sexual.

Javier Velasco aceptó su responsabilidad en la violación, tortura y muerte de su víctima de 35 años, tras escuchar el relato de los hechos en los que asesinó a su excompañera de clase; no obstante, se tapó los oídos, mientras el fiscal leía la acusación.

El hombre pidió perdón al país, pero los familiares de Rosa Elvira no creyeron en su acto de contrición. Su abogado defensor pidió una rebaja de una tercera parte, es decir que se le condene a 40 años de prisión.

Rosa Elvira Cely fue víctima de uno de los actos de violencia más repudiados de los últimos tiempos en Colombia. La madrugada del 24 de mayo de este año fue encontrada, con signos de violación, tortura y empalamiento, en un sector frío y solitario del parque Nacional, en Bogotá.

La mujer, malherida y abandonada por su agresor, alcanzó a tomar su teléfono celular y llamar a la Policía. Fue trasladada al hospital Santa Clara, donde antes de morir dio pistas sobre su agresor.

Días después, y ante la presión de una sociedad cada vez más indignada por la violencia contra las mujeres, la Policía detuvo a Javier Velasco, excompañero de estudio de Cely y principal sospechoso de haberla agredido.

EL ESPECTADOR